archivo

Viernes de Lectura

Debo admitir que apenas leí el primer libro de la saga de Mundodisco, me he vuelto un fanático de ellos. En verdad que he leído uno tras otro casi sin detenerme. Es por eso que el día de hoy hablaremos de uno más de ellos: Imágenes en acción.

En una playa solitaria de Mundodisco, el último de los guardianes muere sin haber legado su importante tarea a nadie, gracias a esto, un gran mal se libera en el mundo, un mal llamado Holy Wood…

Con esa premisa, Terry Pratchett nos muestra una rica y entretenida parodia sobre Hollywood, el cine, los actores y algunas películas clásicas. Siguiendo las desventuras de Victor Tulgenbend, un estudiante de hechicería que después de ver su primer “Imagen en acción” se siente atraído por una fuerza misteriosa hacia Holy Wood, donde conoce a Ginger, una joven con aspiraciones de fama y Gaspode, un pequeño perro callejero que de pronto descubre que puede hablar. Quienes son guiados por la gran visión del productor Y-Voy-A-La-Ruina Escurridizo, quien tiene planeado hacer la más grande película que Mundodisco haya visto en la historia. Llena de pasión, guerra, incendios y mil elefantes, mientras dos amantes buscan su lugar en un mundo enloquecido. Lo que ellos no saben es que Holy Wood no es sólo fama, luces y rollos de película; y que alguien, o algo, quiere entrar a nuestro mundo…

Una historia entretenida como sólo a Pratchett se le ocurren, y que recomiendo de sobremanera. Es una historia independiente dentro de Mundodisco, por lo que pueden leerla sin haber leído ninguno de los demás libros. Ideal para ese momento en que estén aburridos, y ni que decir de cuando se sientan abatidos, pues les garantizo que la historia les lograra sacar por lo menos una sonrisa.

Cuando escuche que un nuevo libro acaba de romper los récords de venta que en su momento llegaron a ostentar las obras de Dan Brown y de J. K. Rowling, traté de mantenerme optimista. Vamos no puede ser tan malo -me dije. Cuando escuche que se trataba de un libro “erótico”, ese optimismo comenzó a declinar. Sin embargo, soy de esas personas que dicen que no se debe de juzgar un libro por su portada, y mucho menos criticar algo sin conocerlo realmente, así que me propuse el leer esa obra de la que todo el mundo hablaba y que al parecer estaba causando furor sobretodo entre las mujeres.

Graso error.

***SPOILERS***

El origen de esta obra debió de haberme bastado para saber la calidad de lo que me enfrentaba (aunque dudo que nada me hubiera preparado para esto). El libro inició como un Fan-Fic de la saga de Twilight o Crepúsculo como gusten llamarle. En esa relación abusiva que existe entre Edward y Bella, y que la autora del fan-fic decidió mezclar con toques de BDSM. Tras una queja de la autora de la saga me parece, E. L. James decidió comenzar de nuevo y crear personajes “originales” para su fan-fic, y transformarlo en una historia nueva. Eso sí, sin olvidar el BDSM y las relaciones abusivas.

El libro nos narra la historia de Anastasia Steele, una joven universitaria de 22 años, quien por hacer un favor a su amiga Katherine, termina conociendo a Christian Grey, un joven de 27 años,  con serios problemas en lo que se refiere a relaciones. La premisa es simple, y una de las más usadas en lo que al genero de romance se refiere, una joven conoce a un tipo rico, pero con pasado problemático  ambos se enamoran, él cambia por ella, y ambos viven felices para siempre. Sin embargo, la historia es diferente en esta novela, pues la que termina cambiando es ella, y si me lo preguntan, cambia para mal.

El libro es una porquería inimaginable. Jamás había dicho esto de un libro, pero este libro en verdad me hizo perder horas de mi vida que jamás voy a recuperar. Estoy frente una historia risible, unos personajes terribles, y un erotismo inexistente. Creí que Twilight marcaba la linea en cuanto a personajes mal estructurados y estúpidos, pero Fifty Shades of Grey nos vino a traer un nuevo estándar.

El libro está lleno de tanta basura misógina que me hace pensar en que la autora tiene un serio problema de autoestima. Nos presenta una relación llena de abusos, una relación con un hombre que disfruta maltratando a su pareja, y que de existir en la vida real, yo habría suplicado a la joven que fuera a la policía para detener eso. Twilight y su fan-fic Fifty Shades of Grey nos traen personajes femeninos muy pasivos, personajes que parece que nunca escucharon hablar de la igualdad de géneros, y que disfrutan siendo sobajadas por sus parejas. Son libros en los que en vez de darle poder a las mujeres, se les quita, y se las rebaja a no ser más que una extensión de su hombre, y en el caso de este último, sólo sirve para satisfacer las necesidades sexuales de un pervertido.

Al respecto de la palabra anterior: “pervertido”, quiero mencionar que las personas que practican el BDSM no tienen nada de pervertidas. Digo, cada quien es libre de hacer lo que mejor le plazca en la cama, y el hecho de que algo a nosotros nos pueda parecer extraño, no significa que necesariamente sea malo; sin embargo, este libro no muestra una verdadera representación del mundo BDSM, es simplemente, el mundo retorcido de un tipo que tiene serios traumas. En el BDSM hay reglas, hay palabras seguras, y nadie obliga a nadie a hacer algo que no quiera, se trata de juegos de rol, juegos que empiezan y terminan en la cama, y que no afectan la vida diaria de quienes lo practican. Fifty Shades of Grey nos muestra a un tipo que prácticamente viola a Ana, y que disfruta haciéndolo  y a una mujer que de tanto abuso, termina creyendo que eso es lo correcto; un hombre que no termina el juego en la cama, sino que lo lleva a su vida diaria, un tipo que simple y sencillamente es un acosador pervertido en el mejor uso que se le pueda dar a la palabra y que disfruta teniendo en lagrimas la mayor parte del tiempo a su pareja.

Un libro del que he escuchado decenas de comentarios describiendo lo increíblemente bueno que es, con escenas eróticas muy bien cuidadas, y del que te quieren hacer creer que Christian Grey es una especie de mezcla entre Ryan Gosling y Bill Gates pero un poco travieso. ¡Nada más alejado de la realidad!

De entrada es un libro pésimamente escrito, nadie habla de la forma en que Christian y Ana lo hacen, eso es completamente irreal, y no me quieran salir con la tontería de que es ficción, la historia trata de situarse en un plano realista, entonces debe ser realista. Por Cthulhu, ¿una universitaria que no siquiera tiene una cuenta de correo electrónico? Pero claro, no olvidemos la narración, esa en que la escritora no pierde un instante para meter escenas “eróticas” sin motivo alguno, y frasesitas como lo de la “diosa interna” que más que otra cosa sólo hicieron que me molestara, sobretodo porque las dice a cada instante. Y no olvidemos los “Oh my!” (leí el libro en inglés), mierda, creo que si llego a escuchar a una mujer decir “Oh my” mi cabeza va a explotar. Es más, es un libro tan malo que ni siquiera lo pude leer de corrido, tuve que leer algo más entre lineas (El Segador de Terry Pratchett por si se lo preguntan), porque en verdad sentía como mi coeficiente intelectual disminuía a cada palabra.

Lo peor, no es lo terrible del libro (que en verdad es asqueroso), sino la cantidad increíble de mujeres que lo están leyendo y que se encuentran fascinadas por él. ¿Habiendo tantísima literatura erótica en el planeta y se les ocurre leer una de las peor escritas? Chingado, me imagino a Virginia Woolf o a Jane Austen revolcándose en sus tumbas; ellas, escritoras que pusieron en alto nombre a las mujeres en la literatura cuando era muy difícil ser tomada en serio por su sexo, y de pronto viene esta tipa a echar todo a perder.

No puedo evitar que lean la obra (aunque créanme que me encantaría), pues desafortunadamente nadie experimenta en cabeza ajena. Lo que sí les puedo decir, es que lo hagan bajo su propia responsabilidad  y no digan que no se los advertí. Y por cierto que si a alguno de ustedes le falta medio cerebro y me dice que le gusto la obra, absténgase de comentármelo, pues instantáneamente serán considerados por mi como unos pendejos sin importar quienes sean.

Y bueno ya para terminar este post en que me extendí bastante, a todas aquellas mujeres (u hombres nunca se sabe) que como dije, se imaginan a Christian Grey como una mezcla de Brad Pitt o Ryan Gosling, les dejo la foto del esposo de la autora, en quien está basado el personaje. En pocas palabras, esté es el verdadero rostro de Christian Grey, y espero que piensen en él mientras leen el libro.

La primera vez que me acerque a una obra de Thomas Harris, fue en su versión cinematográfica  “El Silencio de los Inocentes” como se conoció en estos lares, fue una película que me fascinó desde la primera vez que la vi, y es que aunque su protagonismo es secundario, Anthony Hopkins se robo completamente la pantalla, con su excelente interpretación del Dr. Lecter (misma que lo hizo ganador de un Oscar). El libro no lo leí sino hasta hace unos años, siempre que lo buscaba no lo podía conseguir, y me tenía que conformar con las películas. Eventualmente pude conseguir el libro de Dragón Rojo, y de Hannibal Rising, pero Hannibal fue un libro que apenas hace un par de semanas tuve la oportunidad de leer.

***SPOILERS***

El libro nos transporta siete años después de lo sucedido en El Silencio de los Corderos. El Dr. Hannibal Lecter escapó de la policía y está viviendo una vida tranquila en Florencia, donde puede darse el gusto de trabajar en un museo, sin embargo debido a un pequeño tropiezo en la carrera de la agente Starling, de quien el Dr. sigue muy pendiente, este envía una nota para “reconfortarla” y nuevamente la atención se posa en su paradero. Principalmente por Mason Verger, uno de los antiguos pacientes del Dr., quien tuvo la fortuna o mala suerte, de sobrevivir a una sesión de terapia con él, y que está dispuesto a obtener su venganza.

El comienzo del libro es bastante flojo siendo honestos, y no consigue atrapar al lector sino hasta un poco más avanzada la novela. Disfruté bastante con la representación que se le da al Dr. Lecter, sobretodo después del bodrio que fue Hannibal Rising, pero siento que otros personajes carecieron de el suficiente desarrollo, sobretodo Starling, aunque se compensa con la novela anterior.

El libro tiene momentos en que flaquea, pero suele recompensarlos con las apariciones de Lecter, quien rescata aquellos puntos en que nuestra atención podría empezar a declinar con la obra. Narrado de una forma buena, el libro hace que imagines con bastante claridad lo que describe (aunque el haber visto la película antes, también ayuda bastante), debo en especial hacer mención de una parte en la que el el Dr. Lecter cocina el cerebro de una de sus victimas y que no pude evitar que mi boca salivara del antojo, y es que por raro que pueda sonar, el leer como describía esto, desde los ingredientes hasta la preparación, hizo que se me antojara terriblemente (lo cual imagino era precisamente lo que el autor quería lograr), y que me sintiera mal por haberlo pensado.

Un libro para leer cuando no haya nada más que hacer, o que sirve en esas tardes lluviosas sentado al lado de una ventana. Si bien hay mejores opciones en la novela policíaca, creo que el libro cumple con creces su cometido, y nos permite entrar y ahondar un poco más en lo interesante de un personaje como Hannibal el Canibal.

Hay libros que uno no puede dejar a un lado apenas comienza a leerlos. Libros que son tan entretenidos que las horas pasan al leerlos y uno ni siquiera las nota, y ese, sin lugar a dudas es el caso de las obras de Terry Pratchett.

Debo admitir que hasta hace poco, nunca había leído ninguna obra de Pratchett. No me llamaba la atención, leía ciertas reseñas y de alguna forma estás no me animaban a leer ninguno de sus libros. Fue uno de esos días en que me quede sin nada que leer, paseando por los pasillos de la Biblioteca Vasconcelos, y mirando entre los estantes a ver si había algo que me llamará la atención, llegué a donde estaban las obras de Pratchett, y con un, pues no hay otra cosa, tome una de ellas, “El Segador”, y a partir de eso, me perdí completamente en el Mundodisco.

El octavo hijo de un octavo hijo, es un hechicero en Mundodisco, y el octavo hijo de un hechicero es un rechicero. Esa es la premisa de este genial libro, en el que de una manera hilarante Pratchett nos lleva a través de las desventuras de Rincewind un mago inepto y muy a su pesar, la única esperanza que tiene el mundo de evitar el Aprocrilipsis.

Pero Rincewind no está solo, no, además de su no tan fiel equipaje, en el camino se verá ayudado por otros personajes igual de “especiales” que nuestro mago protagonista, como la heroína/peluquera Conina, y el asombroso héroe bárbaro Nijel.

Llevo leyendo 9 libros de está espectacular saga, siendo esté el último que he leído, y con ganas de leer todos los que faltan. En verdad no se pueden perder está genial obra, o cualquiera de ellas, pues créanme que no pasaran un sólo instante de aburrimiento, y que mejor que el hecho de estar disponible en la Biblioteca, de donde lo pueden leer sin gastar un centavo.

¿Se han encontrado con esas ofertas que uno simplemente no puede dejar pasar? Este libro fue una de ellas, en El Sotano lo encontré valiendo 35 pesos de un precio regular de 215, así que dije, bueno, por qué no, y lo compre (por cierto que me lleve también el de “El Silencio de los Corderos” al mismo precio).

Vincent Landel es un autor que no conocía sino hasta esta obra, obra en la que nos lleva a la China de la Dinastía Ming; una China que demuestra su poderío incluso en esas épocas.

Tenemos una premisa simple y muy conocida, Cheng Liang es el comerciante más poderoso del mar de China, y pronto terminara de sellar aún más su poder al unir en matrimonio a su hijo con Shennong, la bella hija de uno de sus rivales. Pronto el compromiso se ve manchado con el asesinato del tesorero de Cheng, y la marca que deja el asesino augurando aún más crimenes.

La novela historica creo que es un genero difícil, no tienes tantas libertades como en otros géneros a la hora de narrar tu historia, pues a final de cuentas te tienes que sujetar a lo que ya esta escrito. Este libro abusa un poco de esa libertad, pues si bien no conozco mucho de la China del siglo XIV, creo que gran parte de la narración esta demasiado exagerada en concordancia con la historia.

Secuestros, asesinatos, lujuria, traición, sabotaje, trafico; esos son los temas que encontramos narrados en esta historia, que aunque insisto los siento un poco exagerados, no evita que el libro sea entretenido, aunque imagino que pasara sin pena ni gloria ante críticos más especializados.

Sin duda fue un acierto el comprarlo en esa oferta, pero debo decir que no habría gastado los 215 pesos del precio real por este libro. Si les gusta la novela histórica léanlo, y si no, no lo recomiendo, los personajes no me terminaron de convencer, y la historia, bueno ya lo repetí lo suficiente, además de que no me convence el ritmo en como avanza.

The Dead Zone era un programa de televisión que yo veía de niño, lo recuerdo claramente pues disfrutaba mucho de las aventuras de Johnny Smith, un clarividente que ayudaba con su don a resolver casos de crímenes, mientras trataba de lidiar con las visiones de un futuro apocalíptico que lo acosaban constantemente.

Esa serie fue basada en un libro del escritor Stephen King, libro del que también existe una película, y libro que esta semana me dedique a leer.

***SPOILERS***

La Zona Muerta nos cuenta la historia de Johnny Smith, un joven profesor de Maine, quien a causa de un accidente automovilístico queda en coma durante poco más de cuatro años. Despierta para encontrar su vida cambiada radicalmente, su novia casada y con un hijo, a su padre cansado por las angustias de tener a su hijo en el hospital y las cuentas, a su madre quien se ha vuelto una fanática religiosa, y más importante aún, descubre que ahora tiene la facultad de “ver ciertas cosas” con sólo tocar a las personas.

Stephen King considerado por muchos como el mejor escritor de terror de la actualidad, nos brinda un libro tranquilo comparado con obras anteriores. Lo considero un excelente autor, y he leído  decenas de sus obras, algunas con un gran sabor de boca al terminarlas, algunas con una franca decepción pues siempre he dicho que por lo general en los finales afloja un poco.

La Zona Muerta fue un libro que comencé a leer bastante interesado, aquella serie que yo veía jamás tuvo un final apropiado, así que esta novela venia a hacer descansar mi curiosidad sobre la misma, y debo decirlo, no es un mala novela, pero tampoco la considero una excelente opción.

A qué se debe esto podrán preguntarse, al simple hecho de que es una novela que se pudo haber escrito en 50 paginas en vez de las casi 500 que resultaron. Y es que en verdad, cuando iba cerca de la mitad del libro me dí cuenta de que casi no se había contado nada, que lo que me había contado King hasta el momento se podía resumir muy fácilmente y que en realidad había leído decenas de paginas llenas de “nada”.

Esto no es malo, en realidad me enseña lo buen escritor que es Stephen King, pues una historia tan simple la pudo volver algo extenso. Que más quisiera yo el poder escribir de esa manera, y transformar una sola frase o idea en mi cabeza en un libro que vendiera miles tal vez millones de copias,; es más sin pedir extremos, que más quisiera yo el poder redactar justo como aparecen en mi mente todas las cosas que se me ocurren al hacer estos post en mi blog.

Ya para terminar, La Zona Muerta no es un mal libro como lo dije anteriormente, aunque sí no se los recomendaría como imprescindible. Si son fanáticos del autor no deberían perdérselo, sobretodo si son como yo, y les gusta buscar esas pequeñas conexiones que hay a sus demás obras.

Encontrábame yo caminando por los pasillos de la biblioteca José Vasconselos (la cual por cierto si no la conocen, los invito a visitarla) cuando de pronto observe un libro con un forro que me llamo mucho la atención, un forro algo estrambotico por llamarlo de un modo, y me acerque para ver su nombre. Memorias de Idhún: La Resistencia, escrito por Laura Gallego García, y del que había escuchado hablar, así que no dude en que ese sería mi ejemplar para leer la semana pasada.

La Resistencia nos transporta a la vida de Jack, un joven de 13 años, que va corriendo rumbo a su casa, pues todo el día ha tenido un mal presentimiento, incluso el haber marcado antes a su padre y que este le asegurara que todo estaba bien pudo calmarlo. Llega a su hogar, para descubrir que su perro no sale a recibirlo, esto sólo acrecienta la angustia, angustia que se ve confirmada cuando entra a su hogar y descubre los cadáveres de su madre y padre, y a un joven de no más de 15 años con unos ojos azules, que apenas lo mira sabe que está ahí para matarlo.

Es así como comienza este libro, que en realidad son dos, pues la autora lo ideo como una sextalogía, pero que sus editores transformaron en trilogía. Libro que trata de dragones, serpientes, unicornios, espadas mágicas, héroes, magos, hadas, y del triangulo amoroso entre dos jóvenes y una dama, y su lucha (literalmente) por ganar su afecto.

Memorias de Idhún: La Resistencia, es un libro que claramente apunta al mercado juvenil, y con una historia cargada de magia, fantasía y romance, bien podríamos pensar que es del mismo tipo que la terrible saga de Crepusculo. Y es que siendo honesto, no pude evitar el hacer un par de comparaciones entre ambos libros (sí, desafortunadamente he leído esa saga, pero después hablaremos de ello, que aún sigo superando el trauma), aunque La Resistencia salió un año antes que los libros de Stephenie Meyer.

Con lo anterior no quiero que automáticamente tachen este libro de sus listas de lecturas, no, mas no esperen una gran calidad en la historia o una obra a la par de las de Marquez, obviamente no; sin embargo cumple su cometido, aunque los personajes llegan a ser molestos de tanto en tanto. La historia (por lo menos de esta primer parte) es muy predecible, basta con leer un poco para saber que es lo que pasara a continuación, y los personajes contribuyen a eso de sobremanera; pero insisto, es inmensamente superior a la saga de vampiros gay.

Un libro que no es aburrido, pero que no sería mi primera opción a elegir, sin embargo, si disfrutas con la literatura fantástica, y el romance cursi, está obra es para ti.

A %d blogueros les gusta esto: