archivo

Miércoles de Película

El día de hoy nos alejaremos un poco de las recomendaciones sobre películas para ver, y discutiremos sobre un tema que suele surgir últimamente. ¿Vale la pena ir al cine a ver una película?

Antes de que quieran algunos de ustedes comenzar a mentarme la madre por la pregunta, conviene aclarar. Obviamente una película se disfruta mucho más en una sala oscura, en una pantalla más grande, y con un mejor sonido. Sí, eso no lo negaré, pero el que valga la pena ir al cine hoy día, depende de otras cosas también.

Pensemos en este escenario.

Es miércoles, día por excelencia (sin contar fines de semana) para ir a ver una película solo o con los cuates. Decides ir al cine, afortunadamente, en el país, tenemos la competencia de varias compañías dedicadas a la exhibición de películas. Sean Cinemex, Cinepolis, Cinemark, o algunas de sus subsidiarias, así que no es raro (en las ciudades por lo menos) el encontrarse con un complejo cerca de nuestro hogar. Llegas al cine de tu elección y comienzas a pensar en qué película ver. Eso siempre acarrea un problema claro está, porque si se te ocurre pedirle una recomendación a quien esté atendiendo la taquilla, de recomendarte el estreno de turno, no pasa.

Al fin te decides por ver la nueva película de acción de la que todos hablan, ese estreno del verano. Preguntas el precio y es ahí donde comienzan los problemas. Creo que en promedio se encuentra la entrada en unos 50 pesos. Eso sí, siempre y cuando sea temprano, porque a partir de las 3 de la tarde por lo general ya vale 60, y si es ya en la noche, obviamente le vuelven a subir el precio. Claro, antes debes de esperar a que tu buen amigo el/la taquillero/a, termine de conversar con sus amigos mientras te ignora completamente.

Tienes que decidir entonces, como vas a disfrutar de la película. ¿Normal? ¿3D? ¿Doblada? ¿Subtitulada? ¿IMAX? ¿Por qué no IMAX-3D? ¿O tal vez VIP? Ah, pero aquí está uno de los problemas del cine, si por cualquier cosa tienes ganas de ver alguna película infantil en su idioma original (que por lo general es el inglés), bien puedes darte ya por vencido. En mi experiencia, es casi imposible encontrar una sala en donde se exhiba una película infantil subtitulada, tendrás que esperar a que salga el DVD o el Blu-ray.

No olvidemos que algunos cines ya te dan la opción de elegir tus asientos, pero claro como es el estreno del verano, todo está prácticamente lleno, así que observas entre tus opciones de los pocos asientos libres que quedan. Comienza a dolerte la cabeza, te preguntas si veras mejor en la primer fila o en la esquina que al parecer esta tapada por una columna, mientras eres presionado por tu buen amigo el taquillero (que ya ha terminado de platicar), y la fila de clientes tras de ti con sus caras de fastidio. Cthulhu te ilumina y descubres un único asiento solitario justo en medio del cine, sin pensarlo mucho, lo seleccionas, pagas tu boleto y te marchas de la fila.

Terminado tu dolor de cabeza, te das cuenta que esa torta de tamal que te comiste en la mañana no ha hecho mucho por saciar tu hambre, así que te acercas a ver que te puedes comer. Afortunadamente los cines actualmente, ya no sólo cuentan con palomitas y refrescos, sino que tienes bastantes posibilidades a elegir entre lo que quieres comer, vamos hasta sushi encuentras en algunos de ellos. Pero nuestra economía no es tan elevada, así que nos atenemos a los clásicos, y pedimos unas palomitas y refresco.

¿Se nos hizo cara la entrada al cine? Obviamente no sabíamos lo que costaban esas palomitas viejas y el refresco sin mucho gas. 120 pesos en tu chistesito, con miedo volteas a ver cuanto vale una barra de chocolate Snickers, y cuando ves el 45 dibujado en la etiqueta de precio, prefieres mirar hacia otro lado. No quieres ni imaginarte lo que esta pagando el pobre chavo al lado de ti, quien, por quedar bien en su cita con una chava, le compró, además de su “combo pareja”, un hot-dog, unos nachos, unos chocolates, y un Ice de cereza.

Llegas a la sala y te dan tus lentes para disfrutar del 3D. Entras y descubres una escena del apocalipsis. La sala está llena, pues al parecer fuiste el último en decidir entrar, y bajo las miradas de cientos de personas, te deslizas buscando tu lugar, mientras vas pisándole los pies a todos en la fila. Llegas al fin a tu asiento, pero lo descubres ocupado, una pareja está sentada ahí y te piden que les cambies los lugares (tal vez ellos se quedaron con ese detrás de la columna), les dices que no y les pides que se retiren, lo cual hacen (a veces), no sin antes dedicarte una mirada de rencor y desprecio. Te arrepientes al poco rato de no haberles cambiado el lugar cuando llega un tipo gordo que casi se desparrama de su asiento y se sienta a tu lado, dejándote en una posición en que no te puedes acomodar.

Después de que casi te dejen sordo en lo que acaban de ajustar el sonido, empiezan los comerciales (porque claro antes sólo había trailers, pero ahora ya ponen hasta anuncios políticos) y descubres que es casi imposible usar los lentes 3D y usar tus lentes, así que haciendo malabares consigues por fin acomodarlos de una forma incomoda encimados unos con otros. Tratas de poner tu refresco y palomitas en tu regazo, porque no te dejaron ninguna recargadera libre tus compañeros de al lado (el gordo más bien porque la tapa con la panza que se desborda). Ignoras esto y comienzas a comer unas cuantas palomas. Terminan por fin los trailers y comerciales, y comienza tu película después de casi media hora, y descubres con horror que ya te quedan la mitad de tus palomitas grandes y casi nada de refresco.

Nunca falta la persona que buscando más comodidad, se le ocurre que es una buena idea el subir sus pies al asiento de enfrente, el cual desafortunadamente es el tuyo. Y así comienza el martirio de que te estén pateando la cabeza una y otra vez, o moviendo tu asiento, y de que se molesten cuando les pidas que bajen los pies, tan solo para volverlos a subir momentos después.

Un grupo de chavos que probablemente van en prepa (pero viéndoles la cara tu juras que a lo mucho llegan a primero de secundaria), deciden que la película está muy aburrida así que se ponen a platicar, como el sonido es fuerte, obviamente ellos tienen que hablar más fuerte para hacerse escuchar, es así como te terminas enterando de que al parecer saliendo del cine va a haber peda en casa de uno de ellos, mientras que en la parejita que siempre viene incluida en el pack, el chavo esta a punto de hacerse un análisis ginecologico a quien quieres creer es su novia.

Tu amigo el gordo de al lado, decidió que era buena idea contarle a quien sea lo que acompañe, todo lo que hay que saber sobre la película, y con un conocimiento que asombraría a críticos y cinefilos por igual (sobretodo por lo equivocado de este) comienza a poner al corriente a su acompañante. A tu lado suena un celular, los “shhhhh” inundan la sala, y con un “Estoy en el cine, ¿qué paso?”, comienza una nueva conversación sumada a las que ya hay. Afortunadamente decidiste ver la película con subtitulos, sino no hubieras sabido de que trató.

Hora y media después, termina la película. Comienzan las personas a desalojar la sala, mientras la chava frente tuyo se acomoda la blusa y el brasier, pues los sorprendió la luz a ella y su novio. Poco a poco se va todo el mundo y por sobretodo agradeces que se haya ido el tipo que tenía los pies recargados en tu asiento. Buscas en donde poner tu bote de palomitas frías (pues después de acabarse el refresco ya no eran tan apetitosas) y estirarte un poco. Te esperas en tu asiento, pues sabes de buena fuente que pasa algo después de los créditos, mientras un par de empleados se te quedan mirando con cara de: “Ya vete a tu puta casa para que podamos empezar a limpiar”.

Sales por fin de la sala de cine, un trabajador te exige los lentes 3D y tú casi le das los tuyos de pasada, estás lleno de restos de palomitas en la camisa y con la vejiga a punto de explotar. Camino al baño ves de nuevo al chavo que compro media dulcería para la chava que iba con él, la va siguiendo hablándole sin muchos resultados, mientras ella se va con cara molesta.

Es de esta forma que bajo las protestas de que la piratería esta acabando con el negocio, vuelvo a hacer la misma pregunta:

¿Vale la pena ir al cine a ver una película?

La respuesta es un tal vez. Depende más bien de la película que vayamos a ver, algunas valen mucho la pena. Yo, personalmente disfruto mucho más en una sala oscura, como he dicho antes. Por eso antes de poner una película apago la luz de mi sala.

Lo sé, tiene ya bastante tiempo (relativamente hablando) que esta película estuvo en cines, pero yo no la pude ver sino hasta el día de ayer, en que finalmente la pude descargar con una calidad aceptable, y sobretodo verla en inglés.

***SPOILERS***

Y es que esa fue precisamente la razón por la que me perdí esta película en cines. Adoro las películas de Pixar, pero detesto el doblaje que usan en ellas (en general en todas las películas, no importa quien las distribuya), y si no puedo encontrar un cine donde la pasen subtitulada, prefiero esperar y verla hasta que pueda conseguirla así.

Hablar de alguna película de Pixar, es sinónimo de hablar de buenas películas, incluso sus peores no se puede decir que sean realmente malas (digo, Cars y Cars 2 las detesto, pero son medianamente pasables), y las buenas, diablos, son extremadamente buenas, o que decir de Up, o Toy Story en todas sus presentaciones; es precisamente por eso, que tenía muchas ganas de ver Brave.

Tiene un inicio bastante bueno, un personaje muy carismático (carismática en este caso), y que te invita inmediatamente a acomodarte y disfrutar de la función, pero es lo único que puedo decir, sólo pasó eso con él inicio. ¿A qué me refiero? A que el resto de la película no me convenció para nada. Visualmente, creo que es la mejor película que Pixar ha hecho hasta el momento, con escenarios asombrosos, texturas increíbles, y aspectos muy bien cuidados; pero es en la historia donde perdieron esa magia.

Cuando vi Wall-E, quedé maravillado por la forma en que contaron la historia y por lo genial de esta, con Monster Inc. ni que decir, sobretodo el personaje de Mike y Boo fueron mis favoritos; pero con Brave no pasó nada de esto. Merida que al principio pintaba para mucho, pero termino sin desarrollarse como esperaba, su madre a quien creí se le otorgaría un papel secundario, le robo bastante cámara a su hija, tres hermanos que pudieron haber recibido más desarrollo de personaje (mucho más, es que digo, eran de lo más entretenido de la película), y una bruja que no hizo ni deshizo en la historia.

Pero lo peor, es que fue una historia en la que realmente no vi que sucediera nada. Ok, sí, al final madre e hija limaron asperezas y terminó Merida siendo libre de elegir lo que quería (entre comillas), pero eso se pudo haber hecho en 20 minutos de película, y no en 90. Brave, traducido como valiente, era un título que me hacía pensar que la protagonista se enfrentaría ella sola a varías aventuras, y viendo como comenzó, creí que lo haría para probarse y probarle a los demás de lo que era capaz, pero esto se perdió cruelmente en una enseñanza sobre padres e hijos.

La película no es mala, sin embargo, creo que fue una de las historias peor desarrolladas que ha tenido Pixar hasta el momento, sobretodo teniendo tanta tela de donde cortar (la mitología celta es muy extensa y bella), quiero creer que está película haya servido como introducción al personaje, y que este será más desarrollado en el futuro, pero aun así opino que se debió haber hecho desde un principio.

En fin, una película que entretiene, y que por lo general no aburre, pero que no diría que es primera opción ante muchas otras que hay ahí afuera, sobretodo de los mismos desarrolladores.

Aprovechando que precisamente esta fecha cayó en un miércoles, y como no se me ocurre nada mejor que hacer, qué mejor que recomendarles algunas de mis películas favoritas de terror para disfrutar en estas fechas que todo el mundo intenta que sean “terroríficas”.

Está lista es muy personal, si no les agrada siendo honesto no me importa mucho, y sobretodo notaran que se trata de películas clásicas en su mayoría, pues no me gusta lo que actualmente conocen como “terror”.

It (1990)

Vamos, ¿quién no ha visto la película del payaso asesino? Es más conozco a muchos que gracias a esa película sufren de una fuerte coulrofobia (osease miedo a los payasos), y es que la actuación de Tim Curry es simplemente fenomenal, con escenas que a muchos hicieron estremecer en su momento, como la clásica cuando el payaso sale de la coladera, y que hizo que muchos tuvieran miedo de irse a bañar.

Imperdible como ella sola, no podría creer que haya alguien que no la haya visto (aunque se dan casos), y pese a que tal vez en los estándares modernos, ya no sea tan espeluznante, no está de más el revivir traumas infantiles con está genial película.

A Nightmare on Elm Street (1984)

Dirigida por quien es considerado uno de los maestros del terror en el cine, Wes Crave; que si bien también tiene muy malas películas en su haber, nos brindó en esta película, una de las joyas del terror de los 80’s.

Secuelas no muy buenas, y un remake que dejo un poco que desear (aunque me gusto la actuación de Earle), pero la primer parte sigue siendo un clásico con todas las de la ley, principalmente por esa tonta creencia de que cuando nos cubrimos de sabanas en la cama ya nada nos podría pasar, pero de pronto llega este maniaco que precisamente cuando dormimos es cuando nos asesina, además de esas malditas niñas que cantaban y que me solían poner los nervios de punta.

Hellraiser (1987)

Surgida de la pluma de Clive Barker (un excelente escritor de terror), nos llega una historia simple, hay una caja que contiene un acertijo, de resolverlo correctamente te mostrara un mundo lleno de placeres inimaginables, pero vamos no sería una película de terror si fueran tan simple como eso ¿no?

Pinhead uno de los tantos íconos del cine de terror ochentero, pero casi desconocido en México (por lo menos en lo que a mi experiencia se refiere), es también un personaje de lo más carismático, y es que ¿cómo no apreciar a ese sádico maníaco con clavos en su cara?

Igual con malas secuelas, principalmente porque  tomaron malas decisiones creativas, pero la primer parte es imperdible sin lugar a dudas.

Halloween (1978)

¿¡Cómo olvidarnos de la película homónima de estas fechas!? Por supuesto que no, y es que quien podría dejar a un lado al buen Michael Myers, sobretodo porque él y esta película fueron responsables de muchos de los clichés en esté subgénero del cine.

No necesitamos a un monstruo, o a demonios o seres sobrenaturales, no hace falta más que un tipo dispuesto a asesinar personas y con esto ya tienes una película de terror (la calidad es variable). Ok tal vez fue precedida por The Texas Chain Saw Massacre, pero Halloween marco la pauta que muchas películas habrían de seguir, y a ella se debió el éxito de muchas otras cintas como Friday the 13th o A Nightmare on Elm Street.

Sólo un comentario extra, por favor absténganse de ver su remake a cargo de Rob Zombie, el cual es sin palabras bonitas que lo adornen, una porquería por el lado que se mire.

The Thing (1982)

Los alienígenas no se llevan tan bien con el cine de terror, si bien hay algunas buenas películas, existe también cada bodrio que no supo combinar los elementos adecuados. Afortunadamente ese no es el caso de “The Thing”, película con que John Carpenter (otro de los fuertes del terror) nos sorprendía en 1982.

Una especie de parasito extraterrestre que se apodera de las personas (sé que suena parecido a Invasion of the Body Snatchers, pero no lo es), y que ocasiona que todos los supervivientes estén con la paranoia de quien estará infectado. ¿Y lo mejor de la película? Es que el alienígena no aparece más que al final de la misma, es esa expectativa de no saber bien que está pasando, es la que vuelve a esta película tan memorable.

The Blair Witch Project (1999)

Precisamente como el caso anterior, tenemos aquí una película en la que jamás vemos al “malo” de la misma, es más ni siquiera vemos nada malo que pase en ella, no vemos ni una sola muerte, ni un solo cuerpo desmembrado, nada, y aun así es bastante tétrica.

Todo gracias a la manera en que fue filmada, y que se vendió alegando ser una historia real. De real obviamente no tenía nada, pero el no saberlo a ciencia cierta (digo yo tenía 11 años cuando la vi), hacía que uno la viera con otros ojos, sobre todo con esas escenas descuidadas que hacían precisamente parecer más real lo que ahí sucedía.

Una de las últimas buenas películas que vi del género, y aunque con muchos detractores, considero que es una opción imprescindible para ver en noche de brujas, eso sí, eviten lo más posible el ver su secuela, créanme no vale la pena…

The Exorcist (1973)

Película que ha dado a mexicanos uno de los pocos Oscares que hay en nuestro haber, y sin lugar a duda un clásico imperdible del género. Recuerdo que era una de esas películas que no me querían dejar ver de niño, mi madre solía decir que era demasiado terrorífica para mí, pero gracias a que la televisión fue quien prácticamente me crió a esa tierna edad como de 5 años, y a la Trilogía del 5, pude disfrutarla muchas veces (de hecho esa buena trilogía fue la responsable de que yo me enamorara de las películas de terror desde esa edad xD).

Con detalles magistralmente cuidados, sobre todo para la época en que fue filmada, tenemos una película sin edad, que se puede apreciar sin ningún problema en fechas actuales, y es que en ella veo mejores efectos especiales que en muchas de sus imitaciones más contemporáneas.

Está de más decirlo, pero de todas esas imitaciones, debo ser honesto que ninguna me ha gustado en lo más mínimo, y creo que no han podido igualar lo que está logra poner en pantalla, y por increíble que suene, nuevamente repito que creo que hay veces en que los efectos de está son mejores que en las versiones recientes. xD

The Others (2001)

Tal vez no una película de terror como tal, pero disfrute mucho con esta buena película de suspenso. Y es que al estilo de Six Sense unos años antes, esta película logró mantenerme entretenido desde el comienzo hasta el final, sobre todo al final.

Una de las mejores actuaciones que le he visto a Kidman, y que me hizo sentir simpatía por su personaje desde que apareció en pantalla. Detalles más, detalles menos, pero una opción que no se puede ignorar en estas fechas, sobre todo por esa atmosfera que crea alrededor, que se siente justo como si fuera la misma de la película.

1408 (2007)

La película más reciente de todas las de la lista, aunque no significa esto nada (más allá de que no hay buenas películas del genero últimamente), basada en un relato de Stephen King, y que nos brinda una historia en la que es un cuarto el malvado, y no tanto un monstruo o persona.

Una muy buena fotografía, aunque una que otra actuación no fue mi máximo, pero sin nada que decir de las de Jackson y Cusack, que estuvieron excelentes desde mi punto de vista. Nos brinda una historia de terror no tan común por lo menos para lo que estoy acostumbrado, y que se sabe combinar muy bien en cualquier maratón de películas que elijan.

Ojala y pudiesen conseguir una edición que contenga los dos finales distintos, pues ambos valen mucho la pena.

The Evil Dead (1981)

Esta es la primera película de terror que recuerdo haber visto en mi vida, y por eso mismo le tengo un cariño extra. El Despertar del Diablo, como se conoció en nuestro país, es una de las principales joyas de la época del terror ochentera, sobre todo gracias a su increíble personaje Ash Williams, a quien no puedo evitar recordar cada que veo Burn Notice.

Favorita de muchos escritores de terror, no es la gran cosa realmente ya que la has visto 10 veces, pero por alguna extraña razón, por lo menos yo, no me aburro de verla de nuevo.

Probablemente los efectos no sorprendan a nadie, es más incluso los decepcionen, pero eso no le quita lo magistral a esta obra, y es por eso que aún 31 años después de que se haya estrenado, se siga pasando con regularidad por televisión.

Con esto damos por terminada esta pequeña lista de títulos a disfrutar. Probablemente no estén muy de acuerdo con mi lista, u opinen que falto alguno que otro título, como Friday the 13th o Child’s Play por ejemplo, sin embargo, creo que estás son las que mejor representan lo que debe de tener una buena noche de películas de terror, ojalá y se animen a ver alguna de ellas, y de ser así, no duden en invitarme. XD

Finalmente y después de unas vacaciones forzosas debido a falta de Internet, regreso a escribir en este mi blog que tengo tan abandonado, y hoy a propósito de ser miércoles de película, qué mejor película que hablar en este momento, que la popular película de Batman: The Dark Knight Rises. Antes de comenzar con mi crítica, debo aclarar como siempre que pondré algunos spoilers, que si no la han visto pueden arruinarsela completamente, así que si no la han visto, es mejor que no continúen leyendo.

The Dark Knight Rises es la entrega final a la trilogía creada por Christopher Nolan que inició con Batman Begins y The Dark Knight, y que busca terminar de una manera satisfactoria el universo creado por el director.

Es bien sabido la fascinación que siempre me ha producido Batman, es uno de mis personajes favoritos de cómics, y sin duda alguna mi superheroe preferido, recuerdo con mucho cariño las películas de Tim Burton en especial la de Batman Returns, y con gran decepción las dirigidas por Joel Schumacher (y es que vamos quien podría olvidar los “batipezones” ¬¬); estás últimas fueron tan traumaticas que cuando Nolan anuncio su intención de renovar la franquicia, no pude sino estremecerme.

Finalmente llego Batman Begins y ante mi asombro fue una excelente película (no vale la pena ahondar al respecto, por lo menos no hoy), que contó de una manera muy buena, un posible origen del Caballero Oscuro. Se anuncia The Dark Knight, con la presencia de Heath Ledger en el papel del Guasón y nuevamente creí que iba a decepcionarme; Ledger a excepción de un par de películas me desagrada como actor y no creí que estaría a la altura de Nicholson. Gran sorpresa me lleve al ver una película como pocas, y que superaba con creces a la anterior, sobretodo por la excelente actuación de Ledger (sin demeritar a los demás claro está); así que cuando se anunció la tercera parte, no pude sino emocionarme y confiar en que no volvería a ser decepcionado jamás. Graso error.

La película es una excelente opción y no cabe duda que no deben perdérsela, la recomiendo completamente y si no la han visto, corran a hacerlo. Sin embargo siendo honesto, a mi no me gusto. Esto puede sonar a una contradicción y sin duda probablemente lo sea, mas no me gusto la película, pues me creé una imagen distinta de lo que habría de ofrecerme.

Comenzamos con una escena introductoria de Bane, en la que secuestra a un físico nuclear, escena que claramente quiere lograr el mismo impacto que la escena del banco en su predecesora, pero que falla miserablemente en lograrlo. Continuamos con una Ciudad Gótica que lleva sin ver a Batman por 8 años pues gracias a la Ley Dent se a logrado eliminar gran parte del crimen organizado de la misma y no es necesario ya, y del otro lado a un Bruce Wayne recluido en su mansión, viviendo cual ermitaño y lamentándose aún de no haber podido salvar a Rachel, está parte no me molesta en absoluto, pues es bien sabido que al Bruce de los cómics le encanta culparse por este tipo de cosas, lo que no pude tolerar es la introducción del personaje de Blake, quien con sólo ver los ojos de Wayne, pudo deducir que esté era Batman, y a Wayne, que sólo porque Blake le haya pedido que regresara a la andadas, lo hace después de 8 años.

El personaje de Bane comienza muy bien realizado, un Bane al que creí que finalmente se le haría justicia después de la porquería que fue en Batman & Robin, un Bane que al igual que su contraparte de los cómics, se muestra inteligente, culto, pero con ese aire de sociopata que prueba ser un reto para el Caballero Oscuro. El de Gatubela logro cumplir mis expectativas (pues no esperaba mucho de él), Hathaway estuvo a la altura de su papel y aunque no supero a Michelle Pfeiffer, logro mantener un personaje lo suficientemente balanceado durante las más de dos horas de la función.

Tomas bastante buenas, y peleas igual de geniales, debo manifestar mi agrado especialmente por la  primer pelea de Batman y Bane, pelea en la que pude ver muchos aspectos del cómic reflejados y que me hizo casi brincar pidiendo que Bane le rompiera la espalda a Batman, y contenerme para no aplaudir cuando lo hizo; y esa escena antes del final, cuando los policías se enfrentan a los maleantes, igual de genial. La aparición de Crane fue una grata sorpresa para mi también, el verlo como juez de aquellos que se oponen a las nuevas reglas de Bane fue genial, aunque debo admitir que de imaginar la misma escena, incluso con los mismos diálogos, pero de juez al Guason, habría sido infinitamente mejor, más la muerte de Ledger nos privó de la que pudo haber sido una de las mejores escenas de la película, pero que no hace que esta película sea menos imperdible de lo que es.

Qué tiene de malo entonces me preguntaran, por principio de cuentas, es una película demasiado predecible, y digo demasiado, porque por ejemplo, desde que se menciona el proyecto de energía limpia, imagine que sería transformada en bomba por Bane; cuando Alfred habló de como en sus vacaciones esperaba ver a Bruce casado y con una familia, instantáneamente supe que Batman aparentaría morir, para las escenas finales ser de Alfred viéndolo en ese restaurante con Gatubela; y la peor de ellas y que me resistí a creer hasta el final, la de Robin Blake.

Este último personaje fue una de las cosas que más deteste de la película, pues desde un principio te manejan la idea de que el quedaría como un buen Robin y que me resistí a creer en gran parte por el nombre del mismo (digo es que habiendo varios Robin’s de quien escoger, por qué crear uno nuevo) y finalmente se consuma así, dejándonos con la idea de que él será el próximo defensor de la ciudad.

Me sorprendió mucho la aparición de Talia (aunque debo decir que preferí que apareciera ella a que Bane fuera hijo de Ra’s), pero fue precisamente su aparición la que me arruino gran parte de la película, y que me hace decir que no ha habido hasta la fecha ninguna película en que se le haga justicia a Bane. Bane en los cómics es uno de los peores enemigos a los que se podría enfrentar Batman, pues no sólo tiene la destreza física para igualar o superar al murciélago, sino que tiene un intelecto casi a la par; comienza en la película con algo parecido a su contraparte de historietas, pero con la aparición de Talia vemos que Bane no fue más que un peón, un vil sirviente de un amo más inteligente, y eso, eso es algo que me molestó de sobremanera.

Hay algunos otros detalles que podría mencionar más creo que con esto basta para que se den una idea de a lo que me refiero. The Dark Knight Rises es sin duda una de las mejores películas del año y por lo mismo no deben perdérsela, es un buen final a la excelente trilogía, pero que fallo terriblemente en algunos aspectos, sin embargo eso no evita que se pueda apreciar.

Antes que nada me disculpo por no haber escrito nada en todos estos días, pero desafortunadamente la escuela ha consumido gran parte de mi tiempo ultimamente. En fin dicho eso continuemos hablando de la película del día de hoy.

“Leon: The Professional”, es el nombre de una película aparecida en 1994 protagonizada por Jean Reno en el papel titular, Gary Oldman interpretando a un agente corrupto de la DEA, y a Natalie Portman en la que habría de ser su primer película, interpretando a Mathilda.

**SPOILERS**

Leone “Leon” Montana es un asesino a sueldo para la mafia, y viviendo una solitaria vida en Nueva York, mantiendose ocupado entre trabajos haciendo ejercicio y cuidando a su “mejor amigo”, una planta que tiene en su apartamento. Un día conoce a Mathilda, una niña de 12 años con un ojo morado y que esta fumando un cigarro, hija de padres abusivos y desconectados por completo de la vida de la niña. Su padre se dedica a guardar drogas para algunos oficiales corruptos de la DEA, pero estos al darse cuenta que les ha estado robando parte de la mercancía, deciden “ocuparse del problema” y masacran a toda la familia. Mathilda que por azares del destino estaba fuera comprando, se salva de ser asesinada después de suplicar a Leon por su ayuda y logra conseguir refugio antes de que descubran que ella también vivía en esa casa.

Es así como da inicio una relación de lo más extraña.

Leon The Professional no es una película de acción como la conocemos generalmente, a excepción de la escena con que se abre la historia y del desenlace, no tenemos grandes escenas donde desborde adrenalina. Lo que sí tenemos es un excelente desarrollo de los personajes, desarrollo que pocas veces llegamos a ver en una película de esta clase.

Justo desde el comienzo de la película nos encontramos con dos personajes con los que empatizamos casi inmediatamente y todo gracias a la excelente actuación que ambos nos brindan (sin demeritar en absoluto a Oldman por supuesto), y que logran que en verdad olvides que tienes frente a ti a dos actores, y pienses en ellos en verdad como Mathilda y como Leon. Natalie Portman nos brindó en esta película una de sus mejores actuaciones de toda su carrera (habrá quien diga que Black Swan fue mejor, pero me quedo con esta), pero Reno se lleva las palmas por mucho en la obra.

Tenemos a un personaje que mata para vivir, un personaje que tiene que ser malo por toda regla que pueda existir, pero que una vez que observas como mira embobado a Gene Kelly bailando, te transmite una humanidad que te hace quererlo y aceptarlo, y más aún perdonarle el ser un asesino.

Y es que eso es lo que hace bueno a la película, por separado tenemos actuaciones fenomenales, pero juntas, tenemos algo magistral. Mathilda que con su mera presencia vino a transformar por completo la vida de un asesino, y el asesino que sin proponérselo transformo la de ella, y es que las escenas de las clases que ella le da por ejemplo, o la del guante que se pone Leon, son brillantes simplemente.

Una película que nos demuestra que en verdad la actuación es importante, y no sólo llenar de efectos especiales la pantalla (te estoy hablando a ti Transformers), que con poco podemos hacer mucho, y que me recuerda sin lugar a dudas lo viejo que estoy, y el amor que le he profesado a Natalie Portman desde esa edad.

Hay películas que vamos a ver al cine sin mucha esperanza, películas que creemos que nos van a decepcionar, pero que una vez que nos sumergimos en la historia, nos damos cuenta que nos encontramos ante una muy buena película. Desafortunadamente ese no fue el caso de “Hasta el viento tiene miedo”, una película que apareció en el 2007, remake de una cinta realizada en 1968 con el mismo nombre.

Esta película nos narra la historia de Claudia (Higareda), una joven con problemas que es llevada a un internado para señoritas; donde pronto, extraños sucesos comienzan a acontecerle a ella y a las demás “pacientes”, y se dan cuenta que el internado tiene un secreto, un secreto que involucra a una ex-paciente llamada Andrea, y cuando el fantasma de Andrea, comienza a atormentarlas, nuestras protagonistas deciden descubrir que fue lo que paso ahí.

Recuerdo claramente el día que fui a verla, no tuvimos clases y mis amigos de la Facultad sugirieron que fuéramos todos al cine. Estando ya en el cine nos encontramos con la duda de que película ver; yo quería ver “La brújula dorada”, conocia el libro y me agradaba, así que esperaba ver que nos ofrecía la película, pero uno de mis amigos (apodado cariñosamente “La Beba”)  nos sugirio ver Hasta el viento tiene miedo. Yo no estaba muy convencido, los trailers que había visto de la película no me agradaban, y el hecho de que todo el mundo hablara de ella en televisión menos, pero finalmente convenció a la mayoría y pasamos a verla.

¿Saben de esas películas que son tan malas que son buenas? Bueno pues ese tampoco es el caso. Al terminar de ver esta película incluso La Beba nos pidió disculpas por hacernos ver tan terrible producción.

Tengo yo una categoría personal para películas malas, películas que digo que fueron tiempo de mi vida perdido, en dicha categoría no entran hasta el momento más de 5 títulos, y Hasta el viento tiene miedo, es uno de ellos.

Tenemos una historia cuya premisa da risa apenas la escuchamos, sin una buena narración, y con un ambiente que no es tétrico en absoluto,  y es que, quien haya estado a cargo de la fotografía  en la película, debería dedicarse a otra cosa. Pero lo peor de todo son las actuaciones, jovencitas que parece que nunca en su vida habían actuado (y que estoy casi seguro de ello), y que hacen gala de todo lo malo que puede hacer un actor en escena, la que debió “rescatar” la película por ser la que tenía más experiencia, fue una de las que peor actuó, hablo por supuesto de Martha Higareda.

Nunca he negado el disgusto que me genera esta actriz, y que a excepción de Amarte Duele, he detestado en todas y cada una de sus películas y apariciones en la pantalla, es una actriz que para suplir su falta de talento generalmente se desnuda en todas las producciones en que aparece, y yo que detesto la presencia de desnudos sin sentido en las películas, obviamente menos me agrada. Y eso es lo curioso de la película, una de sus peores actuaciones y en esta no se desnuda (sale en paños menores un par de veces pero es todo), se desnuda otra de las actrices, haciendo un striptease, en una escena que no le veo el motivo de existir más que el ver a la joven desnuda.

Hasta el viento tiene miedo es una película que no se debió haber filmado, sí alguno de ustedes tuvo la desgracia de verla en el cine como yo, los compadezco, y si alguno de ustedes aún no la ha visto, siéntase bendecido y rece porque nunca tenga que hacerlo, pues como ya mencione, el ver esta película es tirar hora y media de tu vida a la basura.

Las películas de superhéroes están de moda y no cabe duda de ello, dejando un lado lo arrasador de The Avengers (que ya ha roto varios récords de taquilla), tenemos todas las que han salido en los últimos años (Thor, Captain America, X-Men, Batman The Dark Knight), y todas las que están por salir (Superman, Iron Man 3, Dark Knight Rises, etcétera), todas ellas por lo general grandes superproducciones y llenas de efectos especiales. Sin embargo hay una película, que sin tener los grandes efectos de todas las anteriores, o sin tener grandes despliegues de superpoderes, simplemente me fascino: Unbreakable.

**SPOILERS**

Unbreakable es una película que apareció en el año 2000, dirigida por M. Night Shyamalan, y protagonizada por Bruce Willis y por Nick Fury, quiero decir, por Samuel L. Jackson.

Elijah Price (Jackson) es un niño nacido con osteogénesis imperfecta, una rara enfermedad que hace que sus huesos sean muy frágiles, al punto que se rompen con casi cualquier cosa. No pudiendo jugar como los niños de su edad, comienza a interesarse gracias a su madre en los cómics y los superhéroes que los habitan; es leyendo estas historias precisamente, que llega a la conclusión de que si el es tan frágil que literalmente se rompe, debe existir alguien en el mundo que sea lo opuesto a el, irrompible.

Años después nos encontramos a David Dunn (Willis), un guardia de seguridad hastiado de lo que su vida se ha transformado, pues a causa de una lesión en un accidente automovilístico, abandono una prometedora carrera en el fútbol americano y se caso con su actual esposa; pero su matrimonio no está precisamente pasando por el mejor momento. Mientras viaja de regreso por tren de Nueva York, se ve envuelto en un terrible accidente que ocasiona la muerte de todos los pasajeros abordo, menos de él, y que asombrosamente no tiene un sólo rasguño. Es así como los caminos de Elijah y David se cruzan, pues Elijah a raíz del accidente intenta convencer a David de que el es en verdad lo que podríamos llamar un superhéroe.

No se preocupen, no les he contado más allá de los primeros 15 minutos de la película.

Unbreakable es una película interesante aunque sin rayar en lo increíble. Willis un actor del que disfruto mucho, nos brinda una actuación muy buena, si bien un tanto pausada. Su personaje David no alcanza a comprender lo que ha pasado, y poco a poco va alcanzando la paz consigo mismo, y comienza a mirar más allá, abriendo sus ojos a posibilidades que nunca se le habían ocurrido, todo gracias a la guía de Jackson.

Shyamalan tenía todos los reflectores tras de sí después de “El Sexto Sentido”, todo Hollywood pendiente de lo que iba a realizar tras finalizar esa película, y gran parte de ellos se sintieron decepcionados cuando Unbreakable salió. Sí bien probablemente esta película no pueda vivir más que a la sombra de su predecesora, la considero bastante buena, pues sin tener espectaculares batallas en las que se juegue el destino del universo, me pareció bastante entretenida, y nos brinda otra cara a los superhéroes que estamos acostumbrados.

Disfrute en especial sus paralelismos con los cómics, que no planeo arruinar y espero que vean y descubran por sí mismos. Para una tarde lluviosa en la que no tengan nada que hacer, los invito a disfrutar de esta película, ya sea solos o acompañados, y disfrutarla como se merece.

A %d blogueros les gusta esto: