archivo

Fechas importantes

Recuerdo mis mañanas de Día de Reyes. Despertaba yo desde las 7:30 am (lo cual era madrugada para mi, y lo sigue siendo) y corría a la sala de mi casa para ver que había al lado de mi zapato. Fuese lo que fuese mi emoción era grande. Y es que yo era un niño de gustos sencillos, bastaban unos cuantos “Hot Wheels” para hacer que brincara de felicidad. Mis épocas de recibir reyes ya pasaron (aunque con gusto les aceptaré cualquier regalo que me quieran dar), ahora es mi sobrino el que recibe regalos en mi casa, y con el me doy cuenta de como ha cambiado este día, y para mal.
Las mañanas y tardes del 6 de enero, solían ser para que todos los niños salieran juguetes en mano a jugar en la calle. Fuera el regalo que fuera, nadie se sentía decepcionado, y aunque a veces te dieras cuenta que los Reyes le traían mejores regalos al niño rico aunque fuera mal portado, a ti te daba igual con tal de recibir los tuyos, por caros o baratos que podían ser.
hypnotized-kid-tabletEstas mañanas de 6 de enero, hará unos años para acá, es diferente esa situación. Ya no salen tantos niños a jugar con sus juguetes nuevos, por la simple razón de que a los niños ya no les regalan juguetes. Mi sobrino, por ejemplo, pidió de regalo de reyes, una “tablet”, ¿para qué carajo quiere un niño de 9 años una tablet? Parafraseando un estado que leí hace rato en Facebook: “En mis tiempos los Reyes traían lo que podían, pero veo ahora a estos chavos muy atascados”. Y no sólo es el caso de mi sobrino (a quien a pesar de mis críticas le regalaron la tablet). Ayer que fui a comprar una tarjeta para mi celular, la tienda estaba llena de madres y padres buscando un celular para regalarle a sus hijos, muchos de los cuales conozco, y sé que no pasan de los 7 años. Lo que nos trae de nuevo la pregunta: ¿para qué carajo quiere un niño de 7 años un celular? ¿Han intentado hablar con un niño que está jugando con un celular? Es como si sus ojos no pudieran ver nada más, siempre los sostienen muy cerca de sus caras y con rostros perdidos, casi casi como si Samsung los estuviera hipnotizando, y solo obtenemos respuestas como: “Aja”, “Sí”, claro está, porque cualquier cosa que esté haciendo ahí, es más interesante que escucharnos balbucear.
Lo peor del caso no son los regalos en sí, sino muchas veces las actitudes de los niños. Como ya dije, en mis épocas (me siento viejo cada que pongo eso) te sentías agradecido con lo que te dieran, así fuera un paquete de luchadores de plástico con su ring; en cambio, hoy si no es el celular que el hijo quería, podemos estar preparados para ver una rabieta, pues los padres no le dan exactamente lo que quiere al niño.
Sé que aún hay muchos padres quienes por el motivo que sea, le regalan a sus hijos, juguetes de cualquier índole, y los invito a seguirlo haciendo. Escucho a menudo a personas el criticar que ya no se ven a los niños jugando escondidas, policías y ladrones, correteadas, etcétera; y créanme que con los regalos que dan hoy día eso no va sino a volverse más extraño. Regálenles carros, muñecas, figuras de acción, lo que sea; pero no los inviten a seguir encerrados frente a la pantalla de un aparato electrónico, casi sin mostrar emociones. Denles una bicicleta, unos patines, y mándenlos a dar la vuelta a la cuadra por lo menos.
Y si por el regalo que le den, el niño hace una rabieta porque no le gusta, por favor denle un fregadazo de mi parte  y enséñenle a estar agradecido con lo mucho o poco que tenga.

Hoy a propósito del aniversario de la Revolución Mexicana, me propuse el hacer un post sobre la misma. Después de mucho batallar intentando pensar en un buen tema, finalmente se me ocurrió que una buena idea sería publicar alguna historia sobre la revolución, y que mejor que publicar una de alguien que la vivió de primera mano, como lo fue el escritor Martín Luis Guzmán, y relatada en su excelente libro: “El Águila y la Serpiente”. Sin más preámbulos, los dejo con esta excelente historia.

La Fiesta de las Balas.

Atento cuanto se decía de Villa y el villismo, y a cuanto veía a mi alrededor, a menudo me preguntaba en Ciudad Juárez qué hazañas serían las que pintaban más a fondo a la División del Norte: si las que se suponían estrictamente históricas, o las que se calificaban de legendarias; si las que contaban como algo visto dentro de la más escueta exactitud, o las que traían ya, con el toque de la exaltación poética, la revelación tangible de las esencias. Y siempre eran las proezas de este segundo orden las que se me antojaban más verídicas, las que, a mis ojos, eran más dignas de hacer historia.

Porque ¿dónde hallar, pongo por caso, mejor pintura de Rodolfo Fierro – y Fierro y el villismo eran espejos contrapuestos, modos de ser que se reflejaban infinitamente uno – en otro que en el relato que ponía a aquél ante mis ojos, después de una de las últimas batallas, entregado a consumar, con fantasía tan cruel como creadora de escenas de muerte, las terribles órdenes de su jefe? Verlo así era como sentir en el alma el roce de una tremenda realidad y conservar después la huella de eso para siempre.

Aquella batalla, fecunda en todo, había terminado dejando en manos de Villa no menos de quinientos prisioneros. Villa mandó separarlos en dos grupos: de una parte, los voluntarios orozquistas a quienes llamaban “colorados”; de la otra, los federales. Y como se sentía ya bastante fuerte para actos de grandeza, resolvió hacer un escarmiento con los prisioneros del primer grupo, mientras se mostraba generoso con los del segundo. A los “colorados” se les pasaría por las armas antes de que oscureciera; a los federales se les daría a elegir entre unirse a las tropas revolucionarias o bien irse a su casa mediante la promesa de no volver a hacer armas contra la causa constitucionalista.

Fierro, como era de esperar, fue el encargado de la ejecución, a la cual dedicó, desde luego, la eficaz diligencia que tan buen camino le auguraba ya en el ánimo de Villa, o de su “jefe”, según él decía.

Declinaba la tarde. La gente revolucionaria, tras de levantar el campo, iba reconcentrándose lentamente en torno del humilde pueblecito que había sido objeto de la acción. Frío y tenaz, el viento de la llanura chihuahuense empezaba a despegar del suelo y apretaba los grupos de jinetes y de infante: unos y otros se acogían al socaire de las casas. Pero Fierro – a quien nunca detuvo nada ni nadie – no iba a rehuir un airecillo fresco que a lo sumo barruntaba la helada de la noche. Cabalgó en su caballo de anca corta, contra cuyo pelo oscuro, sucio por el polvo de la batalla, rozaba el borde del sarape gris. Iba al paso. El viento le daba de lleno en la cara, mas él no trataba de evitarlo clavando la barbilla en el pecho ni levantando los pliegues del embozo. Llevaba enhiesta la cabeza, arrogante el busto, bien puestos los pies en los estribos y elegantemente dobladas las piernas entre los arreos de campaña sujetos a los tientos de la montura. Nadie lo veía, salvo la desolación del llano y uno que otro soldado que pasaba a distancia. Pero él, acaso inconscientemente, arrendaba de modo que el animal hiciera piernas como para lucirse en un paseo. Fierro estaba contento: lo embargaba el placer de la victoria – de la victoria, en que nunca creía hasta no consumarse la derrota completa del enemigo  -, y su alegría interior le afloraba en sensaciones físicas que tornaban grato el hostigo del viento y el andar del caballo después de quince horas de no apearse. Sentía como caricia la luz del sol – sol un tanto desvaído, sol prematuramente envuelto en fulgores de incendio.

Llegó al corral donde tenía encerrados, como rebaño de reses, a los trescientos prisioneros “colorados” condenados a morir, y se detuvo un instante a mirar por sobre las tablas de la cerca. Por su aspecto, aquellos trescientos huertistas hubieran podido pasar por otros tantos revolucionarios. Eran de la fina raza de Chihuahua: altos los cuerpos, sobrias las carnes, robustos los cuellos, bien conformados los hombros sobre espaldas vigorosas y flexibles. Fierro consideró de una ojeada el pequeño ejército preso, lo apreció en su valor guerrero – y en su valor- y sintió una rara pulsación, un estremecimiento que le bajaba desde el corazón, o desde la frente, hasta el índice de la mano derecha. Sin quererlo, la palma de esa mano fue a posarse en las cachas de la pistola. Read More

Finalmente esta será la ultima parte dedicada a hablar sobre el supuesto fin del mundo que ocurrirá en diciembre, y lo absurdo de esa idea. Esta vez hablaremos de lo que opinan algunas religiones al respecto, en especial lo que dice la biblia, pues mucha gente disfruta citandola en estas fechas.

Primero debemos mencionar al Judaísmo indudablemente, pues es la base de las religiones Abrahamicas, dos de las cuales son de las más importantes en el planeta.

Es de cultura general creo yo, la historia del diluvio universal; Yahve harto de la actitud del ser humano, asqueado de lo que se ha vuelto decide terminar con la humanidad, pero perdona a un hombre que se ha probado justo, Noé, y a su familia con él. Le encarga construir una barca en la que meterá a una pareja de cada animal; habiéndola ya construido Yahve hizo llover durante 40 días con sus noches, hasta inundar el mundo y con el terminar con toda la humanidad, así terminando Noé y su familia se encargarían de repoblar el mundo. Una vez hubo terminado el diluvio, Noé se asusto y le pregunto a Yahve si alguna vez haría lo mismo de nuevo, él le aseguro que no volvería a destruir a la humanidad y como prueba de esto creo el arcoiris como recordatorio de que jamás lo haría de nuevo. Dicho todo esto, el pueblo judío no cree en un fin del mundo, ellos están seguros de que Yahve mantendrá su palabra y no exterminara de nuevo la vida en la tierra; como comentario extra, los judíos no creen en la existencia de un cielo o de un infierno.

Aunque bien los judíos no crean que el mundo terminará, sí tienen un día del juicio. El Midrash (uno de sus libros sagrados) contiene una referencia sobre el Rosh Hashanah o año nuevo judío, sobre que este será el día del juicio final; sin embargo el concepto de lo que “Juicio Final” se refiere, no esta muy claro entre los estudiosos de la Torah, y no se han puesto aún de acuerdo sobre lo que esto significará, pero gran parte de ellos cree que este “juicio” se lleva a cabo cuando uno muere.

Los musulmanes por su parte están seguros que ocurrirá este “Juicio Final” y lo llaman Yawm ad-Din, es mencionado bastante en el Corán, y juzgara tanto a musulmanes como a los no creyentes. Aquellos que abrazaron al único dios verdadero Allah y a Muhammad como su profeta, serán los que se salven, todos los demás serán condenados. Se destruirá la tierra, y se creara una nueva, habrá una resurrección masiva y toda esta gente sera convocada y juzgada, finalmente solo a los justos y merecedores se les permitirá la entrada al cielo, mientras que el resto se condenara en el infierno.

Hay varios signos o eventos que sucederán antes del Yawm ad-Din, y que servirán para saber que el fin esta cerca. aparecerá el Dajjal, o falso profeta; aparecerán Gog y Magog (aquí nadie esta seguro a que se refiere, pero son un pueblo, y se menciona desde los judíos y los cristianos); una bestia aparecerá en el oeste; habrán 3 grandes terremotos; el cielo se llenara de humo; y tanto Mahdi como Isa (Jesús), vendrán del cielo para restaurar el Islam en el mundo.

Este fin del mundo tiene muchas similitudes como podrán notarlo, con aquel que se menciona en el cristianismo, y que todo el mundo conoce por el nombre de “El Apocalipsis”.

Antes de hablar del Libro de las Revelaciones, es prudente mencionar que los evangelios canónicos también mencionan un poco del juicio final, aunque sin entrar en muchos detalles, en especial lo hace Mateo por cierto. No sólo los Evangelios “apoyan” sus suposiciones, sino que se basan en algunos escritos del Antiguo Testamento para apoyarlas.

Las diferentes ramas del Cristianismo tienen distintas creencias en este juicio final. Los Católicos por ejemplo dicen que el juicio final ocurrirá justo después de la resurrección de los muertos, que Jesús vendrá acompañado de ángeles y que juzgara a todas las personas que han vivido, aquellos que ya estaban en el cielo permanecerán ahí, los que estuvieron en el purgatorio ascenderán al paraíso (los del infierno se friegan), y finalmente el mundo se renovara por completo. Los Ortodoxos dicen que hay dos “juicios finales”, uno al morir, y otro que será en la segunda venida de Cristo. Los Protestantes parecido a los Católicos, pero hay varias ramas (Luteranos, Amileniaslistas, Mormones, Milenalistas, Anglicanos, Testigos de Jehova, etcétera), demasiadas tal vez, como para explicar las diferencias entre cada una de ellas, así que dejémoslo así por el momento. Regresemos mejor al Apocalipsis.

El libro del Apocalipsis o de las Revelaciones, fue escrito se estima a finales del siglo I o principios del II. Su autor se denomina “Juan”, y es comúnmente dicho que se trata de Juan el evangelista. Es mi parte favorita de la biblia, y la he leído decenas de veces, sin embargo y por eso mismo, creo que no se debe intentar leer de una forma literal (especialmente literal), y no suponer que en verdad relata como terminara nuestro mundo. Hay varios modelos de interpretación a este escrito, algunos identifican a los personajes ahí descritos, con personajes históricos del siglo I (y este es el modelo que yo apoyo); otros hablan de identificar a estos mismos personajes pero con personas un poco más contemporáneas (Napoleon, Hitler, Stalin); los que dicen que es tan solo una alegoría de la lucha entre el bien y el mal dentro de uno mismo; y finalmente aquellos que dicen que todo sucederá justo como esta ahí narrado.

Tenemos una introducción donde nos dice que todo lo que escribe paso en un sueño y que llegaría hasta cuando se envían las cartas a las iglesias. Continua hablando del cordero (que  representa a Jesús), los siete sellos y las trompetas; comienzan con los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, los cuales aparecen a partir de los 4 primeros sellos, y que se encargan de diezmar a la humanidad; el quinto sello trae aquellas almas que murieron por dios, quienes pedían ser vengados; sexto sello que ocasiona un gran terremoto y hace que la luna se vuelva roja como la sangre, y séptimo que salva a los 144,000; continúan las 7 trompetas que básicamente son más cataclismos para diezmar a la humanidad. El Dragón  es la parte que sigue, y que nos prepara para la “Bestia”, a quien todo el mundo llama el Anticristo, y que con su famoso numero 666 no permitiría el comercio más que a quienes tuvieran su marca; aquí quiero hacer un paréntesis para mencionar que en ningún momento se menciona al “anticristo” como tal, esos son cosas que surgieron mucho después. Finalmente se narra una batalla que culminara con la derrota del Dragón, la Bestia y la Puta de Babilonia, y la creación de la “Nueva Jerusalén”.

Todo lo narrado ahí, es demasiado simbólico, hay personas que han dedicado toda su vida al estudio de lo que puede representar lo narrado. No creo que sea posible el hecho de que suceda lo que ahí se narra, muy independientemente de que soy ateo. Sino que más bien considero que ese texto es una manera de decirle a los primero cristianos que soportaran las penurias que vivían, pues al final sus creencias triunfarían.

Me es además gracioso en pensar lo “malvado” que se vuelve este dios. El dios judío, es muy violento, agresivo, y que no duda en matar a aquellos que pongan en duda su nombre; mientras que Jesucristo vino y dio un mensaje de paz y amor, contradiciendo a ese dios vengativo del antiguo testamento; y después curiosamente resulta que el bueno es el malo y el malo el bueno. A qué me refiero, a que un dios vengativo prometió que jamás volvería a terminar con la humanidad, mientras que un dios amoroso, se encarga de eliminar de una manera muy violenta a la raza humana. Ese para mi es un punto clave en su lectura y que debería hacer que no se tomara muy en serio lo que ahí dice.

Finalmente, la gran mayoría de las religiones no tienen un concepto de juicio final, a lo sumo hablan de ser juzgados al final de nuestra vida por nuestras malas o buenas acciones, sin que esto afecte el curso de la humanidad.

Han existido decenas de amenazas del fin del mundo a lo largo de nuestra historia, recuerdan el año 2000 por ejemplo, se hablaba precisamente de lo mismo que ahora, profecías religiosas y astronómicas, el fin de la computación por lo del efecto Y2K, como los aviones se caerían del cielo y las armas nucleares se accionarían por si mismas, y al final nada de esto sucedió. Antes del año 2000 se hablaba de 1994, de 1988, de 1976, de 1900, de 1888, del año 1512 del 1500, del año 1000, y jamás se ha cumplido ni una sola de esas predicciones.

Nuestro planeta ha existido por más de cuatro mil millones de años sin ningún problema, seres han nacido y muerto en él, han habido extinciones masivas, y la vida a vuelto a surgir, y poco a poco logramos evolucionar hasta aparecer en él. Pasaran años y tal vez nosotros nos enfrentemos a nuestra propia extinción, no de la mano de eventos cataclismicos o religiosos, sino probablemente por nuestra propia acción. Nuevos seres habitaran nuestro mundo y nuevos seres morirán; tal vez incluso evitemos nuestra extinción, y vivamos aún más allá de la vida estimada de nuestro planeta, tal vez vayamos a colonizar nuevos mundos o galaxias, pero todo eso es algo que nosotros decidiremos, que decidiremos con las acciones que tomemos en nuestro futuro, y que no esta definido por lo que unas cuantas personas digan, es parte del ciclo de la vida, nuevamente nos creemos tan especiales que pensamos que nuestra desaparición debe de tener una explicación, sin pensar en que es tan solo la evolución, el camino, que sigue la vida y que ha seguido siempre. En pocas palabras el mundo no terminara ni en diciembre, ni en cien años, ni en mil; en 750,000,000,000 años, nuestro planeta sera engullido por el Sol, como ya lo dije tal vez ya no vivamos en ese entonces como raza, o tal vez estemos colonizando otros mundos, pero nada de ello tiene que ver con predicciones mayas, predicciones mexicas, astronómicas, Nostradaumicas, religiosas, o de ninguna clase más que científicas, así que dejémonos de preocupar por como moriremos, y pensemos mejor en como vamos a vivir.

¿Señales del fin del mundo? (Primera Parte).

¿Señales del fin del mundo? (Segunda Parte).

¿Señales del fin del mundo? (Tercera Parte).

¿Señales del fin del mundo? (Cuarta Parte).

En esta parte hablaremos de la opinión de algunos pueblos y que es lo que estos tienen que decir al respecto del “juicio final”, también quisiera hablar un poco de nuestro siempre usado Nostradamus, aunque no haya en realidad mucho que decir de él. Cabe aclarar que por pueblos me refiero sólo a los Mayas y Aztecas, la opinión que pudieran tener los Egipcios, Japoneses o demás culturas, en estos momentos no nos es tan importante, pues no son tan participes de los rumores actuales, aunque tal vez pueda mencionar algún otro.

Mencionemos a Nostradamus primero, pues no hay tanto que decir de él. Famosas son sus profecías, y siempre es un personaje principal cuando se habla del tema, sin embargo esta vez su protagonismo fue disminuido, debido a la simple razón de que el nunca menciono el 2012 en sus escritos, habla de fechas posteriores, que si consideramos que es real lo que el relata, nos puede “confirmar” que el mundo no terminara esta vez. Aún así hay personas que se dedican a “adaptar” sus escritos y hacerlos parecer como mensajes para estas fechas. Nostradamus fue un personaje que utilizo un lenguaje demasiado abstracto para realizar sus profecías, eso mismo es lo que permite que puedan ser tan malinterpretadas como lo son. No creo yo de ninguna forma que el haya sido capaz de predecir el futuro en ellas, ni me forzare a pensar en alguna explicación a esto, pues creo que no hay mejores argumentos que el uso de ellas a lo largo de los años.

No cuento con alguna profecía como para ponerla y exhibirla, pero casi todas han sido utilizadas ya más de dos veces, pongámoslo así, la gente que dice, mira, esta habla de terremotos y desastres naturales, claramente se refiere a lo que hemos sufrido últimamente, Nostradamus profetizo todo esto. Pasan algunos años y nuevamente nos aquejan desastres y dicen, no, en realidad se refería a lo que pasa ahorita, sí, no cabe duda que Nostradamus lo profetizo. Y así una a una podemos adaptarlas a nuestras épocas y a lo nos suceda, y es gracias a como lo escribió. Él nunca dio fechas especificas de cuando sucedería lo que profetiza, y bien puede referirse a lo que se nos ocurra, y es así precisamente como se han utilizado. Ya lo dije antes y lo repito de nuevo, no tiene merito el hacer profecías de esa clase, yo mismo puedo decir: “Habrá un fuerte terremoto, y ocasionara una gran destrucción”, y dejarlo así, sin decir más, tal vez mañana tiemble y yo diga, me refería a este terremoto; tal vez lo haga en 3 años y diga lo mismo; tal vez tiemble en otro país y me atribuya su predicción pues jamas dije en donde sería; tal vez muera y cientos de años después tiemble y alguien lo atribuirá a mi, porque yo lo dije antes. Es así precisamente como funcionan las profecías de Nostradamus y por lo mismo no les doy ninguna clase de validez, y aunque esta vez el no nos hable del 2012, lo menciono para que no volvamos el sensacionalismo a él, en otros momentos.

Dejemos atrás a Nostradamus y hablemos ahora de los mayas, ¿qué opinión tenían estos del fin del mundo? ¿Creían que el mundo terminaría de alguna forma? La respuesta a esto sería sí, y no.

Cualquiera que haya leído el Popol Vuh (si no lo han leído, háganlo), sabrá de las distintas edades del mundo, de como los dioses crearon tres mundos fallidos, y cada uno de ellos fue destruido, hasta la creación de el cuarto mundo, este en que vivimos y que finalmente prospero y albergo al ser humano. No hablan ellos en ningún momento de como terminara, algunos escritos posteriores como lo son los Chilam Balam (escritos después de la conquista), tienen ciertas referencias a batallas, pero por lo general relatan parte de la historia maya, y no mencionan el final del mundo en ninguna forma, aunque sí el fin de su civilización. De esta forma los mayas nos hablan sólo del final de sus días, de su moribunda civilización y lo que la aquejo, y como su destrucción pudo haber sido merecida por haberse transformado en hombres innobles y no merecedores más del favor de los dioses; pero el mundo seguirá aún sin ellos.

Los Aztecas o Mexicas tenían un concepto parecido, dentro de su mitología nos hablan de 5 edades o soles como ellos les llaman. En un principio sólo existía Ometecuhtli, dios eterno Mexica, quien creo a la primer pareja para que poblara al mundo Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl, padres de los primeros 4 dioses Xipetotec, Tezcatlipoca, Quetzalcoatl y Huitzilopochtli; detalles más detalles menos, decidieron ellos crear al mundo, y al hombre para que lo habitara, pero no existía un sol que lo alumbrara, y estaba en las tinieblas, Quetzalcoatl creo uno no muy bueno, mejorado por Tezcatlipoca, pero demasiado duro y que marchitaba la tierra, finalmente Quetzalcoatl lo tiro y Tezcatlipoca enojado se transformo en Jaguar y con un ejercito de estos devoro a todos. Quetzalcoatl se transformo en el nuevo sol, uno muy bueno, pero Tezcatlipoca enojado lo derrumbo de los cielos y por la caída hubo vientos tan fuertes que destruyeron a la humanidad (en realidad se transformaron en monos). Fue el turno de Tlaloc de ser Sol, pero las personas de esta era se corrompieron y no honraban a los dioses, así que Quetzalcoatl enojado ordeno a otro dios que hiciera llover fuego del cielo y terminara con estas gentes. Huitzilopochtli encarga la construcción de un nuevo sol, y todo iba perfecto, hasta que Tezctlipoca corrompe a una diosa y la obliga a inundar este mundo, en el que finalmente todos los hombres se transformaron en peces. Finalmente decidieron los dioses que era tiempo de dejar atrás las rencillas y crearon un nuevo mundo, y encargaron un nuevo sol, un dios orgulloso se ofreció para la tarea, pero se asusto por las terribles llamas que surgían de la hoguera que había de transformarlo, uno de sus hermanos pobre de vestidura y porte, pero valiente, se arrojo por su hermano y se transformo en el sol actual, su hermano avergonzado se lanzo también a la hoguera y se transformo en la luna. Finalmente los mexicas mencionaban que de terminarse esta era del Quinto Sol, lo haría con fuertes terremotos que terminarían con la humanidad. Así que no se ustedes, pero creo que sería mejor voltear a ver más a los Mexicas que a los Mayas al respecto ¿no creen?

Me gusta por ejemplo también la opinión nórdica del tema, y aunque no nos afecta por decirlo así, me gustaría hablar un poco de ella. Ellos tenían el Ragnarök, una batalla en la que todos los dioses se enfrentarían, unos liderados por Odín y otros liderados por Loki, no sólo los humanos dioses y gigantes perecerían en la batalla, sino que gran parte del mundo sería destruido. Dado que me explaye en la historia de los soles, no hablare mucho del Ragnarök. Hay que mencionar sin embargo que el Ragnarök es inevitable, todos los dioses saben lo que pasara, quien luchara con quien y con morirá en batalla contra quien, pero no pueden hacer nada para evitarlo. Tras una batalla épica se quemará al mundo entero con fuego, el sol se apagará y las estrellas desaparecerán del cielos, gases tóxicos y llamas llenaran el cielo y finalmente, la tierra se hundirá en el mar.

Me habría gustado terminar con esta entrega los posts sobre el fin del mundo, pero aún nos falta hablar de una de las profecías más difundidas del final de los tiempos, y una que también cobra auge al quererla adaptar a las fechas venideras, hablo obviamente del “Libro del Apocalipsis”. Pero el largo del texto me lo ha impedido, así que nuevamente esperen la quinta y ultima parte de este análisis que llevo haciendo.

¿Señales del fin del mundo? (Primera Parte)

¿Señales del fin del mundo? (Segunda Parte)

¿Señales del fin del mundo? (Tercera Parte)

Ya hablamos de los Mayas y su calendario, y de las principales “teorías” sobre lo que sucederá este año; es momento de continuar analizando algunas otras supuestas formas en que el mundo terminara, y lo absurdo de ellas. Destacan esta vez el fenómeno de  “Reversión Magnética” y una siempre de moda, “Invasión Extraterrestre”.

Comencemos por la Reversión Magnética. ¿Qué es eso?

Una reversión magnética o geomagnética supone un cambio en la orientación del campo magnético de la tierra tal que las posiciones del polo norte y polo sur magnético se intercambiarían.  Antes que nada conviene decir, que el campo magnético de la tierra es generado gracias al movimiento del hierro fundido presente en el núcleo de nuestro planeta y es gracias a este fenómeno que las brújulas funcionan. Imaginémonos al planeta como un imán gigante.

Dicho esto, el cambio de los polos magnéticos es un proceso natural, que se lleva a cabo cada cierto tiempo, siendo lo menos que a durado, 50,000 años. La comunidad científica aún no ha podido explicar exactamente a que se debe esta reversión, hay diversas hipótesis una maneja que con determinado tiempo las lineas magnéticas del campo, se vuelven caóticas y esto causa el reacomodo de los polos; otros dicen que es más bien la acción de las placas tectónicas que al llevar materiales muy grandes de la superficie hacia el núcleo, trastornan el ciclo y este se invierte. Sea cual fuere la razón, este proceso es algo muy común, y que ha ocurrido decenas de veces en la historia de nuestro planeta.

Algunas personas sin embargo disfrutan diciendo que en este año habrá una reversión magnética causada por una erupción solar que tendrá el poder de 100 billones de bombas atómicas; esto como siempre nos llevara a la destrucción del planeta y el fin de la vida como la conocemos; osease más estupideces.

La reversión geomagnética no es un proceso instantáneo,  lleva por el contrario bastante tiempo el realizarse, los científicos estiman que tomara alrededor de 5,000 años el que se lleve a cabo esta reversión, y los cambios serán muy débiles como para que los notáramos. Hablando de las erupciones solares, todo se debe al error de un científico quien durante una entrevista dijo que habrían erupciones en este año, eso fue un error, se ha predicho que los vientos solares alcanzarán su punto máximo en el 2013, y no este año, y que aún así serán bastante débiles y sólo se ocasionaran la creación de manchas solares. Por si fuera poco, los científicos dicen que en el caso de que hubiera un viento solar muy fuerte, los únicos afectados serían algunos satélites y la telefonía celular, nuestro planeta quedaría intacto, nada que ver con lo que paso en la terrible película Knowing, protagonizada por Nicolas Cage por ejemplo.

Ahora hablemos de nuestros amigos de otros planetas.

El temor de una invasión extraterrestre es siempre incrementado por la ciencia ficción, aunque curiosamente no he visto tanto al respecto como uno cabría esperar. La idea de esta invasión viene desde el 2009, cuando comenzaron a circulas rumores de que el SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence, o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) había detectado a varios objetos, que venían con dirección a la tierra. En el 2010 hubo más reportes del tema, en donde se afirmaba que existían imágenes de los “platillos voladores” y que se estimaba que llegarían a nuestro planeta en diciembre de este año. Las intenciones de los ocupantes de estos platillos, no está clara, es ahí donde se sugiere que podrían intentar conquistarnos, pues como se maneja muy habitualmente, cuando existe un choque cultural entre dos civilizaciones avanzadas, la menos avanzada (en este caso nosotros) es exterminada. Otros investigadores no son tan cataclismicos y nos hablan de que esta fecha la utilizaran los viajeros de otros planetas para darse por fin a conocer y brindarnos su ayuda para “evolucionar” como civilización, y que finalmente se nos reconocerá en un “consejo” de civilizaciones de otros planetas, algo así como un gran parlamento.

Honestamente no se de donde diablos sacan eso ultimo estas personas, pero en fin. Yo soy un gran creyente de la vida extraterrestre, considero muy arrogante de nuestra parte el creernos lo suficientemente especiales como para ser el único ser inteligente del universo; sin embargo esto no quiere decir que yo crea que vendrán a visitarnos estos seres. Esta es probablemente la más difícil de todas las teorías de refutar, pero no es imposible. Comencemos por lo referente al SETI que es la parte en que se sustenta todo esto. Sin entrar en muchas complicaciones, el SETI en el 2011, informo que todos esos rumores acerca del descubrimiento de tres naves con dirección a la Tierra eran mentira, y las supuestas imágenes que se presentaron, no tienen ninguna validez y el supuesto platillo parece más bien un defecto en la placa fotográfica. ¿Es posible que existan extraterrestres y que vengan a visitarnos en diciembre de este año? Sí, es posible; ¿es probable? No lo creo.

Volvemos a hablar de nuestra arrogancia, esta vez creyéndonos los suficientemente especiales como para que en caso de existir una civilización más avanzada, esta se preocupe por nosotros, ya sea en intentarnos hacer avanzar, o en intentarnos conquistar. El sistema solar es un lugar muy basto, nuestra galaxia lo es muchísimo más, y el universo, es inimaginable; encuentro muy difícil el concebir la idea de una civilización haciendo todo el recorrido a nuestro planeta y no ofrecernos mejores evidencias de su llegada, que imágenes y vídeos borrosos. Si su intención es el ayudarnos, hay muchas formas de hacerlo, y de contactarnos para lograrlo; si su intención es conquistarnos, dudo mucho que representemos una amenaza seria para ellos. Debemos de dejar de creer que el universo gira al rededor nuestro, por que no es así.

¿Señales del fin del mundo? (Primera Parte)

¿Señales del fin del mundo? (Segunda Parte)

En la Primer Parte, nos quedamos explicando como fue que los mayas nunca mencionaron nada sobre el fin de los tiempos, y que tan sólo hablan del final de un ciclo de 5,125 años en su calendario, sin que esto tenga otro tipo de trasfondo de ninguna clase. Hoy continuaremos con el tema, hablando esta vez, de las ideas referentes el alineamiento estelar y la posible colisión a causa de un planeta.

Sin meternos en muchos problemas explicando esto, en los años noventa surgió la teoría de un un alineamiento masivo que ocurrirá en la fecha del 21 de diciembre. En el sistema solar, los planetas y el Sol comparten aproximadamente el mismo “plano” de órbita, es así que en la Tierra, tenemos un “camino” por donde trascurre el Sol por el cielo en el año, y a su vez, hay constelaciones  que se alinean en este mismo camino, y que conocemos comúnmente como las constelaciones del zodiaco. Además de esto, con el tiempo, el Sol retrocede en sentido contrario al de las agujas del reloj un grado cada 72 años, como resultado, aproximadamente cada 2,160 años, la constelación visible en la primera mañana del equinoccio de primavera cambia. Actualmente tenemos la Era de Piscis y  esta por comenzar  la Era de Acuario, y gracias a eso, durante el solsticio de invierno, se atraviesa  por la constelación de Sagitario y esta es la constelación que cruza por el centro de la galaxia, o por su ecuador como algunos le dicen. El chiste es que gracias a este movimiento de traslación, algunos escritores argumentan que exactamente en el solsticio de invierno, el Sol quedara  exactamente alineado con el centro de la galaxia, y que esto es lo que predijeron los mayas.

Hasta ahí vamos todo bien, de hecho es muy posible que en verdad lo hayan previsto así y por eso su ciclo termine justamente ese día, no soy quien yo para decir que eso no es correcto. Sin embargo donde comienza el problema, es en que algunas personas han surgido con sus propias teorías de lo que va a pasar gracias a esta alineación.

Estas personas sostienen que, cuando el alineamiento galáctico ocurra, esto de alguna manera (que nadie explica realmente como) creará un efecto gravitacional combinado entre el Sol y el agujero negro supermasivo que existe en el centro de nuestra galaxia y que esto causará estragos en la Tierra que eventualmente llevarán a su destrucción.

Esto es absurdo, completamente absurdo. Esta “alineación” ocurre todos los años sin que nada malo ocurra, además de que muchos científicos dicen que esta equivocada la afirmación de la alineación, pues el Sol no se alineara perfectamente con el centro de la galaxia, sino que fallara por muchos grados. Mas supongamos que así fuera por un segundo, y que en verdad se alinearan perfectamente. El agujero negro del centro de la galaxia (llamado Sagitario A*) esta a más de treinta mil años luz de nuestro sistema solar, sus efectos son mínimos en nosotros, prácticamente imperceptibles, necesitaría estar por lo menos 6 veces más cerca, para que comenzáramos a notar sus efectos en nuestro sistema planetario. De esta forma, queda claro la tontería que suena el suponer eso.

Hay otra teoría que nos habla de un planeta, un supuesto Planeta X o Nibiru como algunos lo llaman, planeta que exactamente en la fecha tan mencionada, colisionara o por lo menos pasará muy cerca de la Tierra, y nuevamente todos moriremos a causa de esto. Primero hay que saber de donde viene está idea. Los antiguos Babilonios fueron los que nombraron Nibiru a un cuerpo celestial desconocido, y que actualmente se sabe que fue Júpiter, gracias también a los babilonios mismos.  Regresando a las teorías del juicio final, hay personas que sugieren que en realidad los babilonios hablaban de un planeta distinto, planeta que tiene un ciclo de 3361 años, y que lo completara a finales de este, cuando colisione con nosotros; argumentan que la ultima vez que paso cerca fue en el año 1649 a.C.  y que ocasiono grandes estragos incluyendo la erupción de la isla Thera en el Mar Mediterráneo.

Se escucha muy bueno para ser verdad, y así es. Nuevamente una estupidez de idea, si tan sólo nos sentamos a reflexionarla un poco. Primero que nada, la fecha en que se creo la isla esta mal, esa isla fue creada en el año 1627 a.C. así que nuestros tiempos no coinciden, y dejando fuera esta evidencia tan circunstancial, vayamos a la que importa. ¡No existe el planeta Nibiru! Un objeto así de grande como sugieren que es, es imposible que sea ignorado por la comunidad científica; de existir, debido a lo cerca que dicen que está y peor aún a que colisionara con nosotros, tendría ya que ser visible, no sólo con telescopios gigantes, sino en una noche despejada con nuestros propios ojos. Venus es un planeta que está a 76950000 kilómetros de la tierra, y que podemos observar muy claramente al amanecer, si Nibiru fuera real, debería ser aún más sencillo que Venus de ver; la misma NASA ha afirmado la falta de validez de esta afirmación, y garantizan que es imposible que dicho planeta exista tal como argumentan que lo hace.

En pocas palabras ni el Sol se alienara con el centro de nuestra galaxia (y si así fuera nada malo pasaría), ni la Tierra chocara con un planeta que nos eliminara a todos; todo esto siguen siendo ideas absurdas y sin fundamentos, creadas por mero sensacionalismo. Aún hay más ideas locas sobre el fin del mundo, pero por hoy ya fue suficiente, en los próximos días continuaremos con este post y hablaremos de otras teorías.

El domingo estando en mi casa, me puse a conversar con una vecina y con mi abuela; el tema de los temblores surgió y comenzamos a platicar al respecto; mi vecina comenzó a decir que ella no recordaba otras veces en las que hubiera tantos sismos, tan seguido y tan fuertes, que no había duda que eso era una prueba de que el mundo se iba a terminar a finales de este año. Trate de explicarle que eso no tenía nada que ver, es una mera casualidad y no una prueba del fin del mundo, sin embargo no es sólo ella, un alto número de temblores han hecho que muchas personas se sientan intranquilas, y comiencen a manifestar que esto es una de las tantas señales que marcan el fin del mundo. Personalmente creo que eso es una estupidez, sin embargo nunca debemos despreciar la estupidez de las masas, pues podría conllevar a funestos resultados.

Me manifiesta mi vecina que todo eso esta escrito en la biblia, que Jesús dijo que iban a haber terremotos antes del final. Le pregunte exactamente en que parte de la biblia dice eso, más como es de esperarse no me pudo responder. No planeo criticar su falta de conocimiento en la biblia, pues tiene razón en que se mencionan terremotos y calamidades parecidas como parte del fin del mundo, sin embargo yo creo que el decir “va a haber un terremoto” y no dar ni una fecha de cuando suceda, ni nada, no es una prueba concluyente, puede referirse tanto a terremotos pasados, o a sismos futuros, o a ninguno en realidad, pero así como mi vecina mucha gente cree lo mismo.

Esas noticias sobre los mayas y sus predicciones del final son las que más abundan, manifestando que los mayas sabían del final de los tiempos y lo registraron en su calendario como el 21 de diciembre del 2012, y que todo lo que sucede es tan sólo el adelanto a lo que esta por venir. Hablan otros de profecías en la biblia citando en su mayoría lo escrito en el Evangelio de Mateo, y en el Apocalipsis, las refuerzan con lo escrito en el antiguo testamento, y lo muestran como pruebas inequívocas de lo que afirman. Y los siempre fieles a Nostradamus que como es habitual, es participe de las controversias, y que gracias a lo criptico de sus escritos, los podemos adaptar a casi cualquier cosa que deseemos.

No me explico como es que haya gente que se pueda tomar tan en serio todo esto. Entiendo que mucha gente es carente de educación y fácilmente impresionable (con esto no quiero decir que yo tenga mucha educación o algo parecido), pero no me lo explico de la gente que no cuenta con esa excusa. Lo peor es que cuando escuchas a alguien hablar al respecto, y le preguntas en que se basa para esa afirmación, no tiene nada que la sustente, más allá de lo que ha escuchado en programas sensacionalistas, y de algunos acontecimientos actuales.

Vayamos por partes y comencemos con los mayas. Los mayas una de las más grandes civilizaciones americanas, genios de la astronomía, arquitectura y matemáticas, y en parte responsables del hype actual. Los mayas eran dueños de uno de los calendarios más precisos que existieron, aunque hay que aclarar que es del mismo estilo que el Mexica, y que ambos se cree que se basaron en el Olmeca, pero bueno, continuando; los mayas dividieron su calendario en ciclos, algunos cortos de 52 años, y otros como el que nos interesa, de 5,125 años. Este último verá su final el día 21 de diciembre del presente año, y es aquí donde comienza el problema, pues no tengo idea a quien se le ocurrió la grandiosa idea de que este día marcaba el fin del mundo. Nunca se le ocurrió pensar en otra explicación, lo primero que pasa por su cabeza es: “fin del mundo”. De entrada hay que explicar que desarrollar un calendario es algo muy difícil de hacer, supone de cálculos muy precisos y que acarrea errores, que entre más tiempo pasa, más grandes se vuelven; nuestro propio calendario sufre de esos errores y necesita ser ajustado cada cierto tiempo, esto es lo que refleja un ciclo, de hecho el calendario maya continua después de esa fecha, al igual que nuestros calendarios continúan después del 31 de diciembre, simplemente como ya dije, se marca el final de un ciclo.

En ningún momento algún escriba maya puso que el mundo llegaría a su fin en esa fecha,  que grandes calamidades acosarían al planeta, al contrario, a la fecha no se le da más importancia de la que cabría suponer por ser el solsticio de invierno. ¿Otra prueba de que los mayas no creían que el fin del mundo era ese día? A los mayas actuales les vale madre. Si en verdad predijeron el fin de nuestra civilización, no cabe duda que sus herederos serían los más preocupados al respecto ¿no lo creen? Pero no se ustedes, yo hasta el momento no he visto que a un sólo maya le importe un carajo eso del fin del mundo. Y es que nuevamente lo repito, esa fecha marca tan sólo el final de un ciclo en su calendario, hay más fechas después de ese día, hay una incluso que habla de 41 octillones de años en el futuro, así que si el mundo se terminaría ese día, ¿por qué harían planes tan al futuro los mayas?

Me he explayado un poco, y aún hay demasiado por contar, así que dejaremos esto pendiente para otra ocasión. Mientras tanto los invito a investigar un poco más sobre el verdadero calendario maya, y no esa basura de la que todo el mundo habla.

A %d blogueros les gusta esto: