Viernes de Lectura: Fifty Shades of Grey.

Cuando escuche que un nuevo libro acaba de romper los récords de venta que en su momento llegaron a ostentar las obras de Dan Brown y de J. K. Rowling, traté de mantenerme optimista. Vamos no puede ser tan malo -me dije. Cuando escuche que se trataba de un libro “erótico”, ese optimismo comenzó a declinar. Sin embargo, soy de esas personas que dicen que no se debe de juzgar un libro por su portada, y mucho menos criticar algo sin conocerlo realmente, así que me propuse el leer esa obra de la que todo el mundo hablaba y que al parecer estaba causando furor sobretodo entre las mujeres.

Graso error.

***SPOILERS***

El origen de esta obra debió de haberme bastado para saber la calidad de lo que me enfrentaba (aunque dudo que nada me hubiera preparado para esto). El libro inició como un Fan-Fic de la saga de Twilight o Crepúsculo como gusten llamarle. En esa relación abusiva que existe entre Edward y Bella, y que la autora del fan-fic decidió mezclar con toques de BDSM. Tras una queja de la autora de la saga me parece, E. L. James decidió comenzar de nuevo y crear personajes “originales” para su fan-fic, y transformarlo en una historia nueva. Eso sí, sin olvidar el BDSM y las relaciones abusivas.

El libro nos narra la historia de Anastasia Steele, una joven universitaria de 22 años, quien por hacer un favor a su amiga Katherine, termina conociendo a Christian Grey, un joven de 27 años,  con serios problemas en lo que se refiere a relaciones. La premisa es simple, y una de las más usadas en lo que al genero de romance se refiere, una joven conoce a un tipo rico, pero con pasado problemático  ambos se enamoran, él cambia por ella, y ambos viven felices para siempre. Sin embargo, la historia es diferente en esta novela, pues la que termina cambiando es ella, y si me lo preguntan, cambia para mal.

El libro es una porquería inimaginable. Jamás había dicho esto de un libro, pero este libro en verdad me hizo perder horas de mi vida que jamás voy a recuperar. Estoy frente una historia risible, unos personajes terribles, y un erotismo inexistente. Creí que Twilight marcaba la linea en cuanto a personajes mal estructurados y estúpidos, pero Fifty Shades of Grey nos vino a traer un nuevo estándar.

El libro está lleno de tanta basura misógina que me hace pensar en que la autora tiene un serio problema de autoestima. Nos presenta una relación llena de abusos, una relación con un hombre que disfruta maltratando a su pareja, y que de existir en la vida real, yo habría suplicado a la joven que fuera a la policía para detener eso. Twilight y su fan-fic Fifty Shades of Grey nos traen personajes femeninos muy pasivos, personajes que parece que nunca escucharon hablar de la igualdad de géneros, y que disfrutan siendo sobajadas por sus parejas. Son libros en los que en vez de darle poder a las mujeres, se les quita, y se las rebaja a no ser más que una extensión de su hombre, y en el caso de este último, sólo sirve para satisfacer las necesidades sexuales de un pervertido.

Al respecto de la palabra anterior: “pervertido”, quiero mencionar que las personas que practican el BDSM no tienen nada de pervertidas. Digo, cada quien es libre de hacer lo que mejor le plazca en la cama, y el hecho de que algo a nosotros nos pueda parecer extraño, no significa que necesariamente sea malo; sin embargo, este libro no muestra una verdadera representación del mundo BDSM, es simplemente, el mundo retorcido de un tipo que tiene serios traumas. En el BDSM hay reglas, hay palabras seguras, y nadie obliga a nadie a hacer algo que no quiera, se trata de juegos de rol, juegos que empiezan y terminan en la cama, y que no afectan la vida diaria de quienes lo practican. Fifty Shades of Grey nos muestra a un tipo que prácticamente viola a Ana, y que disfruta haciéndolo  y a una mujer que de tanto abuso, termina creyendo que eso es lo correcto; un hombre que no termina el juego en la cama, sino que lo lleva a su vida diaria, un tipo que simple y sencillamente es un acosador pervertido en el mejor uso que se le pueda dar a la palabra y que disfruta teniendo en lagrimas la mayor parte del tiempo a su pareja.

Un libro del que he escuchado decenas de comentarios describiendo lo increíblemente bueno que es, con escenas eróticas muy bien cuidadas, y del que te quieren hacer creer que Christian Grey es una especie de mezcla entre Ryan Gosling y Bill Gates pero un poco travieso. ¡Nada más alejado de la realidad!

De entrada es un libro pésimamente escrito, nadie habla de la forma en que Christian y Ana lo hacen, eso es completamente irreal, y no me quieran salir con la tontería de que es ficción, la historia trata de situarse en un plano realista, entonces debe ser realista. Por Cthulhu, ¿una universitaria que no siquiera tiene una cuenta de correo electrónico? Pero claro, no olvidemos la narración, esa en que la escritora no pierde un instante para meter escenas “eróticas” sin motivo alguno, y frasesitas como lo de la “diosa interna” que más que otra cosa sólo hicieron que me molestara, sobretodo porque las dice a cada instante. Y no olvidemos los “Oh my!” (leí el libro en inglés), mierda, creo que si llego a escuchar a una mujer decir “Oh my” mi cabeza va a explotar. Es más, es un libro tan malo que ni siquiera lo pude leer de corrido, tuve que leer algo más entre lineas (El Segador de Terry Pratchett por si se lo preguntan), porque en verdad sentía como mi coeficiente intelectual disminuía a cada palabra.

Lo peor, no es lo terrible del libro (que en verdad es asqueroso), sino la cantidad increíble de mujeres que lo están leyendo y que se encuentran fascinadas por él. ¿Habiendo tantísima literatura erótica en el planeta y se les ocurre leer una de las peor escritas? Chingado, me imagino a Virginia Woolf o a Jane Austen revolcándose en sus tumbas; ellas, escritoras que pusieron en alto nombre a las mujeres en la literatura cuando era muy difícil ser tomada en serio por su sexo, y de pronto viene esta tipa a echar todo a perder.

No puedo evitar que lean la obra (aunque créanme que me encantaría), pues desafortunadamente nadie experimenta en cabeza ajena. Lo que sí les puedo decir, es que lo hagan bajo su propia responsabilidad  y no digan que no se los advertí. Y por cierto que si a alguno de ustedes le falta medio cerebro y me dice que le gusto la obra, absténgase de comentármelo, pues instantáneamente serán considerados por mi como unos pendejos sin importar quienes sean.

Y bueno ya para terminar este post en que me extendí bastante, a todas aquellas mujeres (u hombres nunca se sabe) que como dije, se imaginan a Christian Grey como una mezcla de Brad Pitt o Ryan Gosling, les dejo la foto del esposo de la autora, en quien está basado el personaje. En pocas palabras, esté es el verdadero rostro de Christian Grey, y espero que piensen en él mientras leen el libro.

Anuncios
1 comentario
  1. Valy dijo:

    Absolutamente de acuerdo con todo lo que dices, este libro refuerza el patriarcado y lo peor que algunas mujeres se dejan vender la idea. Yo debo confesar que leí todo la saga en internet sin detenerme mucho pero me llevo 2 semanas y lo hice porque quería saber cual era la fascinación. Por otro lado, es lamentable que este libro se idealice un estilo de vida que dista mucho de ser igualitario entre hombres y mujeres como es el BDSM, mi mayor preocupación es para aquellas que quieran llevarlo a la realidad sin investigar a fondo dejandose llevar por una idea muy equivocada de la realidad.

Mientanos la madre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: