La cortesía en la ciudad.

La cortesía, los buenos modales, educación o como queramos llamarlo, no es algo habitual en la Ciudad de México, siendo honestos, no es algo habitual en casi todo el país, pero aquí en la Ciudad se llega a notar un poco más. En mi pueblo (Tonatico) aún hay personas que se desean los buenos días, piden permiso al pasar entre dos personas, dicen un “¡salud!” cuando alguien estornuda, esto sólo por mencionar algunos ejemplos. Aunque también se ha ido perdiendo con las nuevas generaciones.

En el DF en cambio, lo habitual es que nadie diga nada, más bien es extraño el encontrarte a alguien que lo haga, y por lo general genera que te vean extraño (sobretodo con personas jóvenes), si vas en el metro por ejemplo, y sufres de un ataque de estornudos, a lo mucho lo que lograras es que la gente a tu lado se mueva de su lugar para que no la contagies y eso es todo, o si llegas a pedirle permiso a alguien para pasar, no dudes que esa persona hará hasta lo imposible por evitar que pases; en fin, así es La Ciudad.

Lo gracioso, sin embargo, es que pese a que casi nadie predica con el ejemplo, es habitual que escuche como muchos se quejan de la falta de cortesía. El día de ayer, me encontraba esperando a que llegara el metrobus en la estación Colonia del Valle, tenía que ir a Buenavista y llego un metrobus con dirección Tepalcates, así que me hice a un lado para que quienes tuvieran que subir pudieran hacerlo. No fue este el caso de una señora enfrente mío, quien decidió ocupar de alguna manera que probablemente desafió varias leyes físicas, el mayor espacio posible sin dejar pasar a nadie, un joven, quien se notaba con mucha prisa, reiteradamente le pidió permiso para poder pasar, lo dijo fácilmente cinco veces, con la señora ignorándolo completamente. La quinta vez la cual fue levantando terriblemente la voz, el chavo se dio por vencido y empujando a un lado con su cuerpo a la señora, consiguió subirse finalmente al metrobus, mientras este cerraba sus puertas. La señora molesta por tan rudo comportamiento, le grito: “¡Se dice con permiso!” y se mantuvo cerca de 5 minutos enojada, refunfuñando el que ese joven era un maleducado por haberla empujado. Honestamente yo habría hecho exactamente lo mismo.

Por un lado se exige respeto, por el otro nadie hace nada por merecerlo. Estamos en una sociedad  demasiado egocentrista, el primero yo, después yo, y al último yo, es la ideología prevaleciente, la consideración hacia los demás es algo por mucho pasado de moda. ¿Cuántas veces se suele ver ahora, el que un joven le ceda su asiento a una señora? Me ha tocado ver a algunas haciendo casi malabares en el transporte público, y a todos los sentados fingiendo el no verla. ¿El abrir la puerta de una dama y ofrecerle que pase primero? Inexistente prácticamente. Sin ir tan lejos y como dije al principio, el simple hecho de desearle a alguien “salud” cuando estornuda, es un gesto extraño.

Hay una frase que dice: “La cortesía es como el aire de los neumáticos: no cuesta nada y hace más confortable el viaje.”, y no podría ser más acertada. Uno de los más graves problemas en el país, pues de él se derivan muchísimos problemas más, es precisamente, esa perdida de valores de la que nos hemos visto victimas.

¿No sería más agradable que las personas nos pidieran permiso, en vez de empujarnos al pasar? Es más un simple “Por favor” y “Gracias” pueden hacernos el día ¿no creen? Pues tal vez deberíamos comenzar haciendo lo mismo, a final de cuentas, siempre se debe empezar por una persona los cambios, y este no nos cuesta nada, ¿o sí?

Anuncios

Mientanos la madre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: