archivo

Archivos Mensuales: junio 2012

Es terrible que el tema de la política salga a relucir en estas fechas, pues lo opuesto de las opiniones y el fanatismo que algunos profesan hace imposible el tener una conversación tranquila sin que decir objetiva sobre el tema, y en estás épocas electorales y de campaña (que afortunadamente terminan mañana), es más terrible aún.

Ayer fue una de esas veces, el tema salio a relucir con un par de personas, y por más que uno intente mantenerse al margen del tema, poco a poco te van incluyendo en él. Específicamente se hablo de unos “papeles” que han circulado por mi municipio, papeles con escritos acerca de los candidatos y todos sus “trapitos sucios”, no he leído ninguno de ellos (ni me interesa hacerlo), ni sé quien comenzó a escribirlos; pero mientras discutían sobre la aparición de uno nuevo y lo que deberían de decir de x o y candidato, yo opiné que eso era una tontería, que el incurrir en esa clase de guerra sucia era tonto, y no deberían de caer en eso los partidos, que hacer eso es simplemente ser un hocicon y que es de lo más deplorable una actitud así; a lo que acto seguido una de estas personas, se volteo hacia mi y me dijo “Tú cállate, tú no sabes nada de política.

Me enojé terriblemente al escuchar eso, y preferí no seguir en la discusión con esa persona; pero entonces me puse a reflexionar precisamente sobre ese tema, y llegue a esa misma conclusión: No sé de política.

Y más bien lo que debería de decir es que no sé de lo que la mayoría de las personas consideran política hoy en día.

Claramente lo que yo pueda saber (o no saber) sobre sistemas político-económicos, no tiene nada que ver con saber de política. Lo que yo sepa de sociología tampoco. Y la historia queda replegada terriblemente aún más que las anteriores. Saber de sistemas políticos no interesa hoy en día, hablar del quehacer político mucho menos.

Mencionar las diferentes teorías e ideologías que existen en este ámbito es irrelevante. Saber que diferencía a la Centro Izquierda del Nacionalismo, del Reformismo, del Anarcoprimitivismo, del Trotskismo, de la Derecha, y está a su vez de la Centro Derecha, a los Objetivistas de los Mutualistas; eso no tiene que ver con la política claramente.

Conocer de los partidos, conocer de los candidatos, saber sus origines, sus propuestas, que tanto de lo que prometen es posible, cuanto de lo que han prometido han hecho antes, que tanto de lo que prometen van a hacer en realidad, quienes están con ellos, quienes están tras de ellos; eso, eso no es política tampoco.

¿Qué es saber de política entonces?

Saber de política hoy día, es más bien creer que sabes de política. Que importa toda la ciencia detrás de ello, más bien hay que atacar a los demás candidatos, hacer promesas vacías y regalar cosas.

Hagamos que nuestros seguidores se enfrenten mientras nosotros nos lavamos las manos. Organicemos movimientos en contra de nuestros enemigos y digamos que no tenemos nada que ver. Metamos millones y millones en campañas de desprestigio contra los demás candidatos, y acusemoslos a ellos de gastar enormidades en banalidades. Digamos mentiras unos de los otros, acusemonos de las peores perversiones posibles, a fin de cuentas que es tan solo nuestra palabra, y miles de personas la aceptaran ciegamente y sin ninguna clase de prueba.

Perdamos nuestro tiempo insultandonos entre nosotros, perdamos nuestro dinero dandole pan y circo a las personas, perdamos al país en luchas estupidas y sin sentido, que a final de cuentas todo eso es la política de hoy en día.

Y si por casualidad esa persona que me dijo que no sé de política termina leyendo esto, debo decirle que tiene toda la razón, no sé nada de política, no sé nada de ser un estúpido sin cerebro y que no ve más allá de lo que quieren que vea; y no sabes las gracias que doy de no saber nada de política.

Anuncios

The Dead Zone era un programa de televisión que yo veía de niño, lo recuerdo claramente pues disfrutaba mucho de las aventuras de Johnny Smith, un clarividente que ayudaba con su don a resolver casos de crímenes, mientras trataba de lidiar con las visiones de un futuro apocalíptico que lo acosaban constantemente.

Esa serie fue basada en un libro del escritor Stephen King, libro del que también existe una película, y libro que esta semana me dedique a leer.

***SPOILERS***

La Zona Muerta nos cuenta la historia de Johnny Smith, un joven profesor de Maine, quien a causa de un accidente automovilístico queda en coma durante poco más de cuatro años. Despierta para encontrar su vida cambiada radicalmente, su novia casada y con un hijo, a su padre cansado por las angustias de tener a su hijo en el hospital y las cuentas, a su madre quien se ha vuelto una fanática religiosa, y más importante aún, descubre que ahora tiene la facultad de “ver ciertas cosas” con sólo tocar a las personas.

Stephen King considerado por muchos como el mejor escritor de terror de la actualidad, nos brinda un libro tranquilo comparado con obras anteriores. Lo considero un excelente autor, y he leído  decenas de sus obras, algunas con un gran sabor de boca al terminarlas, algunas con una franca decepción pues siempre he dicho que por lo general en los finales afloja un poco.

La Zona Muerta fue un libro que comencé a leer bastante interesado, aquella serie que yo veía jamás tuvo un final apropiado, así que esta novela venia a hacer descansar mi curiosidad sobre la misma, y debo decirlo, no es un mala novela, pero tampoco la considero una excelente opción.

A qué se debe esto podrán preguntarse, al simple hecho de que es una novela que se pudo haber escrito en 50 paginas en vez de las casi 500 que resultaron. Y es que en verdad, cuando iba cerca de la mitad del libro me dí cuenta de que casi no se había contado nada, que lo que me había contado King hasta el momento se podía resumir muy fácilmente y que en realidad había leído decenas de paginas llenas de “nada”.

Esto no es malo, en realidad me enseña lo buen escritor que es Stephen King, pues una historia tan simple la pudo volver algo extenso. Que más quisiera yo el poder escribir de esa manera, y transformar una sola frase o idea en mi cabeza en un libro que vendiera miles tal vez millones de copias,; es más sin pedir extremos, que más quisiera yo el poder redactar justo como aparecen en mi mente todas las cosas que se me ocurren al hacer estos post en mi blog.

Ya para terminar, La Zona Muerta no es un mal libro como lo dije anteriormente, aunque sí no se los recomendaría como imprescindible. Si son fanáticos del autor no deberían perdérselo, sobretodo si son como yo, y les gusta buscar esas pequeñas conexiones que hay a sus demás obras.

El Huracán Carlotta acaba de terminar su paso por las costas mexicanas, dejando tras de sí afectadas a más de 12,500 viviendas  tan sólo en Oaxaca y por lo menos hasta el momento, 3 muertos.

Pero ¿qué es un huracán? ¿Por qué se forman? ¿Quién les pone sus nombres? Pues hoy responderemos esas preguntas aquí en los Lunes de Ciencia de Fukiu.

Una Tormenta Tropical es un sistema de baja presión que produce fuertes vientos y abundante lluvia, eso es lo que siempre escuchamos en televisión, ¿pero realmente que significa eso?

Los ciclones, tormentas tropicales o huracanes se forman a partir de áreas en que la presión atmosférica desciende muy cerca de la superficie de la tierra. Esto se debe a que cuando el aire está caliente, asciende, haciendo bajar la presión y provocando inestabilidad, es ahí cuando se forma entonces un ciclón, mientras que cuando el aire está frío, desciende, haciendo aumentar la presión y provocando estabilidad se forma entonces, un anticiclón.

Es entonces que debido a la diferencia de densidades, el aire frío y el caliente no se mezclan  (pensemos en el agua y el aceite), por lo que el aire frío empuja hacia arriba al aire caliente provocando una inestabilidad. Es todo eso lo que comienza a formar a la tormenta tropical, y a esta zona de contacto es a la que se conoce como frente. Precisamente por todo eso, es que hay zonas que son más propensas a generar tormentas tropicales, que son los tropicos, en los cuales se encuentran las corrientes calidas que vienen del Ecuador, y las frías que vienen de los Polos, que ayuda a la formación de todo eso.

El por qué se forman realmente o cuales son las condiciones necesarias para su formación es algo que aún no se ha logrado descubrir completamente. Se menciona muy a menudo que las tormentas tropicales y huracanes, son algo así como el sistema de enfriamiento del planeta, y sirven para regular su temperatura, es por ello que a causa de la contaminación y el calentamiento global, tengamos cada vez tormentas más fuertes y más seguido.

Los huracanes son como maquinas termicas gigantes, y gracias a procesos de las corrientes, del calor, condensaciones, es lo que le da energía. Por ejemplo, la condensación hace que haya una mayor velocidad en el viento, los vientos más rápidos ocasionan presiones más bajas, lo que ocasiona una mayor evaporación y esta eventualmente se condensa al seguir su paso por el sistema; osease, es como un circulo vicioso. La rotación de la Tierra es la que se encarga de darle su giro a la tormenta o huracán, y eso es conocido como el efecto Coriolis, que también ocasiona que al norte del Ecuador giren en sentido contrario a las manecillas del reloj, y al sur de Ecuador en sentido horario.

Los científicos estiman que un huracán expulsa cerca de 50 a 200 trillones de watts al día de energía, eso es aproximadamente 70 veces la energía consumida por los humanos en todo el mundo.

No todas las caídas de presión se transforman en tormentas tropicales o en huracanes, pero para aquellas que sí lo hacen se reservan nombres de una lista que cambia cada ciertos años. El porque se les ponen nombres es para que la población las identifique más fácilmente, y para ahorrar tramites en las compañías de seguros y agilizar las cosas. Estos nombres suelen ser decididos por algunas agencias como la Organización Meteorológica Mundial, o algunas oficinas u organismos regionales. Si alguna tormenta fue especialmente destructiva, su nombre es retirado de la lista, y no se vuelve a usar, es por eso que ya no ha vuelto a haber huracanes Katrina, Ike, Wilma, entre otros.

La elección de los nombres se supone que es aleatoria, aunque al principio no era así, los nombres solían ser de acuerdo al santoral del día que la tormenta golpeaba tierra; un meteorologo australiano solía nombrarlos de acuerdo a las personas que le caían mal, y a partir de las épocas de la Segunda Guerra Mundial, se utilizaron nombres de mujeres como practica usual para su nomenclatura. Debido a la naturaleza destructiva de las tormentas, muchas personas se quejaron de que era muy sexista el utilizar sólo nombres femeninos (aunque creo que precisamente se debió a eso XD) y finalmente la Organización Meteorológica Mundial decidio incluir nombres masculinos en la lista. Se preparan 21 nombres cada año, y en caso de que hayan más tormentas y se terminen esos nombres, se utilizan letras del alfabeto griego para nombrar a los siguientes.

Sin importar lo terribles que nos puedan parecer los huracanes, no todo lo que hacen es malo, fuera de la destrucción que se genera por su causa (el huracán Katrina genero más de 89,600,000,000 millones de dolares en daños) o las muertes que estos puedan acarrear (el huracán Bhola ocasiono más de 500,000 muertes en Bangladesh), no todo es malo, como antes ya lo dije, es una forma del planeta de regular su temperatura, además de que ayudan a lograr que las lluvias lleguen a zonas que normalmente no lo harían, evitando que estas sean desérticas. México debe una buena parte de su precipitación anual a la temporada de huracanes, y otros `países como Japón directamente depende más de la mitad de su precipitación anual de estas tormentas.

Así que mejor debemos prepararnos más para evitar desastres, en vez de renegar de algo que es parte de los procesos naturales de nuestro planeta.

Es más que bien sabida la apatía que genera a la mayoría de las personas el leer, prueba de ello es que mi sección de “Viernes de Lectura” es una de las menos visitadas por los usuarios que visitan esta pagina; y si no hablamos de usuarios de la pagina y mencionamos a los niños esa apatía que mencione, indudablemente se multiplica.

Lo niños hoy día disfrutan aún menos del sentarse a leer un libro, vamos lo veo con mi sobrino de 9 años, yo a su edad  leía cuanto podía, iba por libros a la biblioteca municipal y en fin, me gustaba leer; a él por más que le acerque títulos adecuados para su edad (osea que creo que le puedan interesar), simplemente no logra quedar atrapado en el mundo de la lectura.

Es aquí donde entra en juego Wonderbook, qué es eso preguntarán algunos, es una colección de libros digitales de “realidad aumentada”, es un libro interactivo simplemente, pero que utiliza de la tecnología del Playstation 3, la cámara del mismo, y un libro físico; que a través de la pantalla de televisión nos invitara a jugar con él y “leerlo”.

No es la primera vez que aparece una tecnología como esta, aunque sí la primera vez que una compañía grande la respalda, y con la idea de ofrecerles dragones, caballeros, magia y demás criaturas fantásticas, puede que en verdad funcione con niños pequeños, aunque es difícil saberlo a ciencia cierta.

Para apoyar la salida del Wonderbook, aparecerá con el título de “Book of Spells”, el cual será ambientado en el mundo de Harry Potter, y nos enseñara decenas hechizos a través de cuentos y minijuegos. Claramente esto un acierto, pues es una franquicia con mucha aceptación y que simplemente por el nombre que implica puede lograr que haya un buen numero de ventas.

Pero, ¿qué tan bueno es todo esto?

En lo personal lo considero una experiencia muy buena, que hubiera dado yo de niño por tener algo así para acompañarme en la lectura de algunos clásicos (que si bien dudo que saquen libros de ese tipo en Wonderbook), y que sabiéndolo aprovechar, podría en verdad invitar a los niños a la lectura no sólo digital, sino con libros de verdad. Sin embargo lo que yo considero muy bueno, quien sabe si sea del agrado de niño de 6 a 10 años, niños que ahora disfrutan más jugando CoD, Halo, o cosas del estilo.

Además de que el alto precio que implicará probablemente este sistema (sin contar el de la consola) hará que no muchas personas se piensen el comprarlo.

Sencillamente cuando lo vi anunciado en el E3 no pude evitar el poner mi atención en este “juego”, y las posibilidades que podría ofrecer animando obras de decenas de excelentes autores y acercándolas a los más pequeños, y si tuviera hijos (y dinero por sobretodo XD) no dudaría en comprárselos, aunque ese también puede ser la explicación a todo esto, que Sony simplemente trata de venderles algo que llama más la atención a los padres que a los niños.

Encontrábame yo caminando por los pasillos de la biblioteca José Vasconselos (la cual por cierto si no la conocen, los invito a visitarla) cuando de pronto observe un libro con un forro que me llamo mucho la atención, un forro algo estrambotico por llamarlo de un modo, y me acerque para ver su nombre. Memorias de Idhún: La Resistencia, escrito por Laura Gallego García, y del que había escuchado hablar, así que no dude en que ese sería mi ejemplar para leer la semana pasada.

La Resistencia nos transporta a la vida de Jack, un joven de 13 años, que va corriendo rumbo a su casa, pues todo el día ha tenido un mal presentimiento, incluso el haber marcado antes a su padre y que este le asegurara que todo estaba bien pudo calmarlo. Llega a su hogar, para descubrir que su perro no sale a recibirlo, esto sólo acrecienta la angustia, angustia que se ve confirmada cuando entra a su hogar y descubre los cadáveres de su madre y padre, y a un joven de no más de 15 años con unos ojos azules, que apenas lo mira sabe que está ahí para matarlo.

Es así como comienza este libro, que en realidad son dos, pues la autora lo ideo como una sextalogía, pero que sus editores transformaron en trilogía. Libro que trata de dragones, serpientes, unicornios, espadas mágicas, héroes, magos, hadas, y del triangulo amoroso entre dos jóvenes y una dama, y su lucha (literalmente) por ganar su afecto.

Memorias de Idhún: La Resistencia, es un libro que claramente apunta al mercado juvenil, y con una historia cargada de magia, fantasía y romance, bien podríamos pensar que es del mismo tipo que la terrible saga de Crepusculo. Y es que siendo honesto, no pude evitar el hacer un par de comparaciones entre ambos libros (sí, desafortunadamente he leído esa saga, pero después hablaremos de ello, que aún sigo superando el trauma), aunque La Resistencia salió un año antes que los libros de Stephenie Meyer.

Con lo anterior no quiero que automáticamente tachen este libro de sus listas de lecturas, no, mas no esperen una gran calidad en la historia o una obra a la par de las de Marquez, obviamente no; sin embargo cumple su cometido, aunque los personajes llegan a ser molestos de tanto en tanto. La historia (por lo menos de esta primer parte) es muy predecible, basta con leer un poco para saber que es lo que pasara a continuación, y los personajes contribuyen a eso de sobremanera; pero insisto, es inmensamente superior a la saga de vampiros gay.

Un libro que no es aburrido, pero que no sería mi primera opción a elegir, sin embargo, si disfrutas con la literatura fantástica, y el romance cursi, está obra es para ti.

Recuerdo cuando era niño haber visto “Furia de Titanes”, una película que hizo que me interesa en la mitología griega al quedar fascinado por lo que vi ahí (bueno eso sumado también a los Caballeros del Zodiaco siendo honesto); cuando se anuncio su remake, debo admitir que lo esperaba con ansias, pues siendo la original una película que había disfrutado mucho, el remake confiaba que sería lo mismo, pero con mejores efectos especiales.

Que equivocado estaba.

Sin entrar en muchos detalles, fue una película terrible, modificaron la historia de la original (y ni que decir de la mitología) a su antojo, y nos brindaron una trama irrisoria, unos efectos que pudieron mejorarse de sobremanera, pero lo peor, unas de las actuaciones más planas que vi en ese año probablemente. Quede simplemente decepcionado.

Pronto se anuncio una secuela para dicha película, pues aunque las críticas eran pésimas, recaudo casi 500 millones de dolares en el mundo, y obviamente cuando se ve dinero…

Situada 10 años después de la primera, Perseo ha dejado atrás la gloria de haber sido el héroe que elimino al Kraken y ha decidido vivir con su hijo como simples pescadores. Una noche Zeus llega y le advierte que los poderes de los dioses se debilitan cada vez más y que las paredes de la prisión del Tartaro pronto no podrán contener a Cronos, así que le pide su ayuda para eliminar esa amenaza que se cierne sobre el mundo, pero Perseo no se muestra interesado. Zeus, Poseidon y Hades se reunen para decidir que hacer en el Inframundo, pero nuevamente Hades traiciona a sus hermanos con la ayuda de Ares el dios de la guerra y juntos planean liberar al titan; el mundo esta en peligro y Perseo deberá abandonar su retiro y salvar nuevamente a la humanidad.

Espere con recelo esta película, con bastante recelo, y cuando finalmente llego a los cines, la verdad no me dieron ganas de verla, recordaba bastante bien a su predecesora y lo poco que me gusto, así que mejor decidí esperarme y bajarla. Finalmente ayer fue el día que le dedique tiempo a verla.

Y siendo completamente honesto, no hay una sola mejora entre la anterior y esta. Es más, si es que es posible, incluso empeoro.

Nuevamente tenemos una historia que da risa, efectos que veo peores que la vez anterior (y es que ese Cronos en verdad da lastima) y como siempre las actuaciones. Sam Worthington es un actor  de esos que deben de ir a tomar unas clases de actuación, al grado que debo decir que The Rock es para mi un mejor actor que el australiano.

No sirve en papeles “dramaticos” como en Avatar, y en películas de acción, carece del carisma necesario para hacerlas funcionar, es aburrido el verlo en pantalla sin importar la cantidad de efectos que le metan a la película, y esa cara que pone de que le da hueva lo que está haciendo, no ayuda en absoluto.

Una increíblemente mala película, que solamente deberían ver cuando no tengan nada mejor que hacer, este lloviendo afuera a cantaros, y ustedes no se puedan mover en absoluto, sólo en esa situación se recomienda el verla.

Cuando vamos en Primaria nos hablan de la materia, aquella cosa que ocupa un lugar en el espacio; y nos dicen que esta se presenta en 3 estados distintos, el sólido, el líquido y el gaseoso, y nuestro ejemplo primordial es el agua:  hielo estando solido, agua estando liquido, vapor siendo gas.

Pero, ¿acaso habrá más estados de la materia? Y ¿por qué esos estados existen? Bueno, pues el día de hoy hablaremos un poco de todo eso en Fukiu.

Primero de todo: ¿qué son los estados de agregación de la materia?

Los estados de agregación de la materia son las distintas fases que la materia puede tomar. Sólido, Líquido y Gaseoso, son los más comunes que se presentan en el planeta, pero no son los únicos, existen otros estados como lo son el Plasma (cuando hablé de que es fuego, mencione a este estado), Supersólidos, Superfluidos, Cristales, Estado Vitreo (vidrio prácticamente) Condensados de Bose-Einstein, Condensados Fermionicos, Moléculas de Rydberg, Materia Extraña (también llamada materia de quarks), Materia Degenerada, Materia Fuertemente Simétrica, Materia Débilmente Simétrica, Materia Oscura; y estos son tan sólo los que yo conozco, hay todavía más estados de la materia, y los que se siguen descubriendo.

El entender estos estados es sin embargo más complicado, es por eso que para usos comunes sólo hablamos de tres de ellos. La aparición de más estados o fases tiene que ver con las temperaturas y presiones a las que se somete la materia, y sus cambios o transiciones de fase, son también un objeto de estudio importante, por ejemplo en mi rama, la industria petrolera.

Pongamos de ejemplo al agua nuevamente, el ejemplo universal para los estados de agregación de materia, que en temperatura bajo cero generalmente se presenta en forma solida o de hielo, que en un rango de temperatura entre 0º y 100º se presenta en liquido, y que en un rango mayor a 100º se nos presenta como gas o vapor de agua. Esos valores se pueden alterar sin embargo, y por ejemplo entre menor presión tengamos, menor será la temperatura necesaria para llegar a la fase gaseosa, pudiendo tener vapor incluso a los 0º grados centigrados si la presión es lo suficientemente baja; y tener agua supercalentada, agua que supere los 200º centigrados si la presión es lo suficientemente alta.

Además hablamos de las transiciones entre los cambios de fase, esto por lo general se representa a través de lineas en diagramas de fase, en dónde además nos encontramos con otras cosas como los Puntos Críticos por mencionar algo, y que son de mucho estudio en mi carrera por ejemplo, donde analizamos también las cricondenbaras y las cricondentermas, la primera siendo la presión mas elevada en una envolvente de saturación que se puede tener antes del cambio completo de fase, y la segunda la temperatura más elevada en la misma saturación; en fin no entremos en esos temas que no me alcanzaría el tiempo para explicarlo todo. Las transiciones no son instantáneas, son graduales, y por lo mismo tenemos puntos en los que podemos tener simultáneamente dos fases (la sólida y la líquida por ejemplo), e incluso un punto en el que tenemos las tres fases al mismo tiempo, conocido como Punto Triple, y que en el caso del agua se da a 273.16º K y a una presión de 611,73 Pa.

Bueno, me salí un poco de tema, regresando a lo complicado de entender los demás estados de la materia, sabemos que el sólido es cuando un cuerpo tiene una forma compacta y sus moléculas o átomos están entrelazados estrechamente; el líquido que tiene la capacidad de fluir y de adaptarse al recipiente que los contenga, con unión entre los átomos, pero no tan alta como en sólidos, y el gas cuyos átomos están muy separados y pueden adaptarse por todo el espacio que los contiene. No es tan simple con un Condensado de Bose-Einstein que es básicamente cuando la materia se deja de comportar como partículas independientes y colapsan en un estado cuantico; las Moléculas de Rydberg que se forma debido a la condensación de átomos excitados; la Materia Degenerada que teoricamente se cree que existe dentro de las estrellas de neutrones; o la Materia Oscura, que hasta el momento no sé sabe realmente que es.

Y a todo esto hay que sumar aquello que descubramos con el tiempo, o aquello que notemos que reacciona diferente tras una observación más detallada (como le paso al Estado Vitreo), así que en realidad estamos muy lejos de saber cuales realmente sean todos los estados en que pueda existir la materia en nuestro universo, y quien sabe sí  podamos definir los mismos estados para la Antimateria por ejemplo u otros completamente nuevos. Eso es precisamente lo emocionante de la ciencia.

A %d blogueros les gusta esto: