archivo

Archivos Mensuales: mayo 2012

Si el Sol es el astro rey en nuestro firmamento, no cabe duda que la Luna sería la reina del mismo. Majestuosa y bella, ha inspirado a miles de artistas a lo largo de la historia de la humanidad, e iluminado nuestros caminos en las noches. Las ideas concebidas anteriormente nos hablaban de una tierra inmóvil, y de astros que giraban alrededor de ella, pero que gracias al trabajo de Galileo, se pudo demostrar que no es así, y fue también ese día probablemente cuando a alguien se le ocurrió que la luna tenía otra cara.

El post del día de hoy va dedicado a un amigo mio llamado Jorge, quien me hizo esa pregunta alguna vez, pero creo que jamás me entendió. Hoy ampliare un poco la respuesta que le dí y confío que si ustedes la ignoraban también, les quede resuelta esa duda.

La cara oculta de la Luna es el hemisferio no observable de nuestro satélite, y que ignorábamos como era hasta que una sonda soviética (cuyo nombre desconozco) lo fotografió por allá de finales de los 50’s; últimamente ha sido utilizado por la ciencia ficción, gracias a las siempre presentes conspiraciones que hablan de bases alienigenas y cosas por el estilo; en fin, eso no nos interesa el día de hoy.

La respuesta rápida al porque sólo vemos una cara de la Luna sería debido a los movimientos de rotación y traslación tanto de la Luna y de la Tierra. Curiosamente a la Luna le toma el mismo tiempo dar una vuelta sobre sí misma que dar una vuelta completa alrededor de la Tierra, que dura 27 días, 7 horas, 40 minutos aproximadamente, y eso es precisamente lo que hace que sólo observemos una cara de nuestro satélite.

Imaginémonos que nos ponemos en un sólo punto y comenzamos a girar, mientras un amigo nuestro gira a nuestra misma velocidad y alrededor de nosotros. Sí iniciamos ambos de frente al girar, cuando él termine de dar una vuelta completa a nuestro alrededor, nos daremos cuenta que nunca le vimos la espalda, esto es básicamente lo que pasa con la luna.

El porqué eso funciona así lo podemos definir gracias a Newton y a su Ley de la Gravitación Universal (no pongo ecuaciones en estos posts para no asustar a nadie =P), que nos demuestra que tenemos una fuerza reciproca en el centro de masa de la Tierra y la Luna. Es conveniente explicar también que la Luna no gira alrededor de la Tierra como nos dicen en la escuela, sino que la Tierra y la Luna giran en torno al centro de masa de ambos; este movimiento es también el responsable de las mareas al ser la Tierra más grande que la Luna, y esta ultima estar expuesta a la fuerza gravitatoria del planeta, y también ocasiona que la Luna se aleje de la tierra 3 cm cada año.

La Luna tiene tres tipos de libraciones a causa de todo lo anterior, siendo libración el conjunto de movimientos oscilatorios que presenta. La libración en longitud se debe a que la Luna acelera cuando está más cerca de la tierra desacelera cuando esta más alejada. La libración en latitud que se debe a la pequeña inclinación de la Luna en el eje de rotación respecto a la Tierra, y que para explicarlo podemos decir que es igual al de la Tierra respecto al Sol y responsable de las diferentes estaciones en el Polo Norte y Sur. Y finalmente la libración diurna que se debe a la rotación de la Tierra.

Y es así finalmente que gracias a todos esos procesos combinados tan sólo podemos observar una cara de la Luna.

Anuncios

“Voy a anular mi voto” es una frase que apenas es proferida por tus labios, desencadena una decena de comentarios en contra tuyo; comentarios que van desde los ocasionales “mejor vota por el menos peor”, hasta los “eres un pendejo, ¿qué ganas con eso?”. Hoy le dedicaremos un poco de tiempo a analizar el concepto de lo que implica anular un voto.

Primero que nada hay que entender, ¿qué es anular un voto? Wikipedia en su definición más básica nos dice que: “El voto nulo es un voto mal realizado en una elección, al punto que acarrea su nulidad. Un voto nulo puede ser accidental o intencional.”. En México sin embargo el anular un voto tiene la misma implicación que en otros países el dejar la boleta en blanco, la cual manifiesta que ninguna de las opciones presentadas es adecuada.

Esto es sin embargo algo que la mayoría de las personas no entienden; no alcanzan a comprender la acción que implica el anular un voto. Anular un voto intencionalmente, significa que ninguno de los candidatos te representa o representa aquello en lo que tú crees, significa que no crees que ninguno de ellos debería gobernar; es tú manera de “revelarte” y manifestar que estas en contra, una forma que considero mucho más efectiva que las marchas que se organizan últimamente por ejemplo.

México tiene una historia en la que la democracia no ha sido nuestro fuerte, es por eso que cuando mencionas la posibilidad de anular tu voto, muchas personas te dicen que no lo hagas, que porque esos votos se los dan a “x” partido político. No dudo que haya habido una época en la que tal caso fuera posible, sin embargo hoy día lo dudo de sobremanera, y el decir un comentario así, discúlpenme pero es un idiota quien lo haga.

Hemos avanzado democráticamente mucho en los últimos años, no sufrimos ya de la imposición de un sólo partido, sino que gracias a la participación del ciudadano promedio en las elecciones, podemos estar seguros que nuestros votos cuentan en verdad y tener la libertad de elegir al partido político o candidato que queramos. Prueba de ello fue hace 12 años con la victoria de Fox sobre el candidato priísta Labastida, y de la victoria de Calderon sobre AMLO hace 6, que demostró que los votos cuentan, y que una minoría de ellos puede hacer la diferencia.

No hay porque darle tu voto al “menos peor” de los candidatos, al fin que uno debe de ganar te dicen. Sí bien es cierto esa ultima parte, considero una estupidez enorme el votar por el “menos peor”, yo no quiero votar por el menos pendejo de todos, quiero votar por alguien que llene el perfil, alguien que valga la pena, alguien que sirva para el cargo, no por el menos peor.

Cuando digo que voy a anular mi voto, hay quienes me dicen que entonces para que voy a votar, bueno pues el votar es una obligación ciudadana que tenemos, no puedes quejarte de como se administra un gobierno, si tú no influiste en su decisión, el votar es una obligación, el anularlo es un derecho; derecho que simplemente y como ya lo repetí indica que ningún candidato es para ti la opción adecuada.

Me viene a la mente un libro de José Saramago llamado “Ensayo sobre la Lucidez”, trata precisamente de un tema parecido, en un país la gente decide votar en blanco en las elecciones, lo que ocasiona la furia de los gobernantes, y al repetirlas, el voto en blanco aumenta en vez de disminuir. El libro es una reflexión precisamente sobre el sistema democrático, nos muestra las actitudes del gobierno ante esta situación (no siempre legales), y la actitud de un pueblo cansado de malos gobiernos, un pueblo hastiado de la podredumbre que se ha vuelto el estado, y que sin proponérselo y sin organizarse, toman todos la misma decisión: una revolución pacifica.

¿Por qué perder nuestro tiempo en marchas sin sentido? ¿Por qué llenar de insultos las redes sociales en contra de candidatos y partidos? ¿Por qué mejor no demostrar nuestra inconformidad en las urnas que es donde en verdad cuenta? Dejémonos de quejar a diestra y siniestra, dejemos de decir que un candidato es más pendejo que otro, dejemos de actuar como niños y comportémonos como hombres y mujeres.

A todos los que tienen la idea de que un voto nulo no sirve, estaría bien mostrarles lo contrario, al igual que el pueblo de la novela de Saramago mostrar que estamos hartos de las habladurías, de promesas sin sentido, de la politiquería, y quien sabe, tal vez esta vez nos escuchen.

José Saramago es un escritor del que disfruto mucho, tiene un humor y una ironía que me agrada mucho en sus obras, aunque no siempre es bien recibido por las personas precisamente por eso. Ese es el caso del libro que hablare un poco hoy: Caín.

**SPOILERS**

Caín es la ultima novela escrita por Saramago antes de su fallecimiento en el 2010. Una novela en que nuevamente vuelve a arremeter contra el dios Abrahamico, pero que a diferencia del Evangelio según Jesucristo, esta vez nos lleva un poco después del principio de todo, y nos cuenta la historia de Caín, “el primer asesino” aunque sin duda no el ultimo.

La historia de Caín me ha fascinado desde la primera vez que leí la biblia, nunca lo considere especialmente malo o perverso, al igual que a Judas lo considero una victima de las circunstancias, y afortunadamente para mi, Saramago pensaba de una forma parecida. Nos brinda a un Caín arrepentido por su crimen, pero al mismo tiempo que no se siente responsable completamente de el, y que comparte la culpa con dios; y es que no me explico como un dios pudo preferir una ofrenda sobre la otra por ejemplo, cuando los hermanos las ofrecían de corazón y ambos con su arduo sudor y trabajo, creo que debieron tener el mismo merito ambas, aunque como después nos enteremos, parece que ese dios prefiere la sangre.

Y ese es el punto principal de la obra, nos muestra a un dios si bien no malvado, por lo menos a uno bastante cruel. Esto ocasiono un fuerte revuelo, y al igual que como le paso con su anterior obra de tintes religiosos, no faltaron las personas que se sintieron ofendidas por la sagaz pluma del escritor.

Más no hay de que ofenderse, esta obra poniendo a un lado al personaje de Caín, es hasta cierto punto un análisis literal de los primeros libros del antiguo testamento. Fuera de algunos diálogos extras, Saramago no le atribuye nada a ese dios, de lo que no este presente en la biblia; aquellos que se ofenden es porque probablemente no la conocían en realidad.

Caín es un libro muy entretenido que leí completo y de corrido hace un par de horas; en verdad apenas lo comencé no pude dejar de leerlo, y es que gracias a la manera tan poco común de escribir del autor, no encontraba donde pausar mi lectura. Fuera de lo pesado que pueda sonar esto, es el caso contrario, es un libro de poco menos de 200 páginas que se pasa muy rápido pues nos sumerge en la historia, y que aunque en lo personal lo hubiera terminado con otro final, no puedo decir que me haya desagradado en absoluto.

Como nota final quisiera notar un pequeño detalle, y es que la ultima frase del libro es “La historia ha acabado, no habrá nada más que contar”, una justa frase para la habría de ser su ultima obra.

Hay películas que vamos a ver al cine sin mucha esperanza, películas que creemos que nos van a decepcionar, pero que una vez que nos sumergimos en la historia, nos damos cuenta que nos encontramos ante una muy buena película. Desafortunadamente ese no fue el caso de “Hasta el viento tiene miedo”, una película que apareció en el 2007, remake de una cinta realizada en 1968 con el mismo nombre.

Esta película nos narra la historia de Claudia (Higareda), una joven con problemas que es llevada a un internado para señoritas; donde pronto, extraños sucesos comienzan a acontecerle a ella y a las demás “pacientes”, y se dan cuenta que el internado tiene un secreto, un secreto que involucra a una ex-paciente llamada Andrea, y cuando el fantasma de Andrea, comienza a atormentarlas, nuestras protagonistas deciden descubrir que fue lo que paso ahí.

Recuerdo claramente el día que fui a verla, no tuvimos clases y mis amigos de la Facultad sugirieron que fuéramos todos al cine. Estando ya en el cine nos encontramos con la duda de que película ver; yo quería ver “La brújula dorada”, conocia el libro y me agradaba, así que esperaba ver que nos ofrecía la película, pero uno de mis amigos (apodado cariñosamente “La Beba”)  nos sugirio ver Hasta el viento tiene miedo. Yo no estaba muy convencido, los trailers que había visto de la película no me agradaban, y el hecho de que todo el mundo hablara de ella en televisión menos, pero finalmente convenció a la mayoría y pasamos a verla.

¿Saben de esas películas que son tan malas que son buenas? Bueno pues ese tampoco es el caso. Al terminar de ver esta película incluso La Beba nos pidió disculpas por hacernos ver tan terrible producción.

Tengo yo una categoría personal para películas malas, películas que digo que fueron tiempo de mi vida perdido, en dicha categoría no entran hasta el momento más de 5 títulos, y Hasta el viento tiene miedo, es uno de ellos.

Tenemos una historia cuya premisa da risa apenas la escuchamos, sin una buena narración, y con un ambiente que no es tétrico en absoluto,  y es que, quien haya estado a cargo de la fotografía  en la película, debería dedicarse a otra cosa. Pero lo peor de todo son las actuaciones, jovencitas que parece que nunca en su vida habían actuado (y que estoy casi seguro de ello), y que hacen gala de todo lo malo que puede hacer un actor en escena, la que debió “rescatar” la película por ser la que tenía más experiencia, fue una de las que peor actuó, hablo por supuesto de Martha Higareda.

Nunca he negado el disgusto que me genera esta actriz, y que a excepción de Amarte Duele, he detestado en todas y cada una de sus películas y apariciones en la pantalla, es una actriz que para suplir su falta de talento generalmente se desnuda en todas las producciones en que aparece, y yo que detesto la presencia de desnudos sin sentido en las películas, obviamente menos me agrada. Y eso es lo curioso de la película, una de sus peores actuaciones y en esta no se desnuda (sale en paños menores un par de veces pero es todo), se desnuda otra de las actrices, haciendo un striptease, en una escena que no le veo el motivo de existir más que el ver a la joven desnuda.

Hasta el viento tiene miedo es una película que no se debió haber filmado, sí alguno de ustedes tuvo la desgracia de verla en el cine como yo, los compadezco, y si alguno de ustedes aún no la ha visto, siéntase bendecido y rece porque nunca tenga que hacerlo, pues como ya mencione, el ver esta película es tirar hora y media de tu vida a la basura.

El día sábado se llevo a cabo una marcha en la Ciudad de México (y en otras ciudades según se menciona) en contra del candidato priísta Enrique Peña Nieta. La marcha organizada a través de las redes sociales, convoco a miles de personas a desfilar por la ciudad, y al grito de “¡No más PRI!” manifestaron su inconformidad contra el que se describe como un candidato de los medios.

Los ánimos estaban demasiado encendidos el día domingo, y no quise publicar nada al respecto, porque sea lo que sea que publiques, siempre te acusan de estar en contra de alguien. La indignación que se genero por la escasa participación de los medios, no contribuyo en nada a calmar los ánimos, y no es sino hasta hoy, que quiero dar mi opinión al respecto sobre dicha marcha.

Antes de continuar, quiero aclarar, que no soy partidario ni de Enrique Peña Nieto, ni de Andrés Manuel López Obrador, ni de Josefina Vázquez Mota, ni de Gabriel Quadri de la Torre; si algo de lo que leas aquí te hace pensar lo contrario, te invito a que dejes de leer, pues claramente no tienes una mente objetiva.

En lo personal estoy en contra de todo este tipo de manifestaciones, soy de la idea de que las “marchas” no resuelven nada, y lo único que logran es molestar automovilistas por el caos que se genera gracias a ellas. Principalmente estoy en contra de atacar a un representante político, supongamos que la marcha no hubiera sido en contra de EPN, sino en contra de AMLO, claramente todos sus partidarios se hubieran indignado tanto o más que los priístas, y sus simpatizantes se habrían encargado de martirizar al candidato perredista.

El hecho de no estar a favor de una persona, de una propuesta o de algo, no creo que deba ser excusa para marchar por las calles, si alguien no comparte nuestra opinión respecto a un tema, debemos respetarla, y no ir en marchas que promueven precisamente lo contrario. Así como hay gente que detesta a EPN, hay gente que lo apoya, y que lo considera el candidato que mejor representa sus ideales, y la marcha podemos verla claramente como un insulto a esas personas.

El marchar por las calles no va a evitar que EPN llegue a la presidencia de la nación, lo van a evitar los votos. Si estás en contra del candidato, hazlo saber durante las elecciones y no le brindes tu apoyo, dáselo a alguien más o no se lo des a nadie y anula tu voto. Hay mejores formas de mostrar  tu inconformidad, que ir gritando por las vialidades de la ciudad.

Se critica la poca cobertura que se le dio a la marcha, cuando si mal no recuerdo, nunca se les da mucha; sean de lo que fueren, analícenlo y se darán cuenta que es verdad, fuera de una nota en el noticiero pequeña, nunca se le da gran importancia a las marchas de la ciudad, si así fuera las noticias se llenarían de ellas, así que deben de relajarse las personas en ese aspecto, sobretodo porque en Internet era de lo único que se leía.

Se acusa a Televisa principalmente, de querer minimizar la marcha diciendo que sólo eran 10,000 asistentes, cuando otros medios reportaron 46,000. Eso se puede explicar fácilmente sin decir que Televisa manipula la información, el Gobierno del DF, reporto que al inicio de la marcha (la hora en que se había citado) eran cerca de diez mil personas, pero una hora después el número creció bastante, y al final del día se reportaron cerca de 46,000. Televisa simplemente pudo no haber corroborado los números, y quedarse con el que se reportó al principio, ¿estuvo mal eso? Claro, es hasta cierto punto su obligación, pero no se deben de quemar en la hoguera por lo que pudo ser un error (que aclaro no se lo que haya pasado y francamente no me interesa).

Los perredistas (principalmente ellos y perdonen si alguien se ofende por eso), dicen que fue una gran marcha, los priístas que no lo fue, ambos necesitan relajarse. Sean 46,000 ó 10,000 los participantes, el padrón electoral se compone de 84,464,829 personas, viéndonos optimistas, menos del 0.54% de la población electora participó en ella. No fue la gran marcha que demostró claramente que EPN no ganará, porque el número de participantes es una burla comparado con las personas que pueden decidir eso; pero tampoco es algo que se deba tomar a la ligera, 46,000 personas no es un número pequeño sobretodo pensando en aquellas que no participaron en ella, pero piensan igual. Por eso mismo, relájense ambos bandos.

Aún falta tiempo para decidir a nuestro próximo presidente/a, no todo esta dicho, pero debemos de dejar a un lado esa bandera de intolerancia, ya sea ante un candidato o a las personas que lo apoyan, debemos respetar la diferencia de opiniones, pues creo que la mayoría quisiéramos que se respetara la nuestra, así que los invito a que no sean participes de esta guerra sucia, que piensen, que reflexionen, que decidan lo que ustedes crean es lo mejor, pero que no traten de imponerlo a los demás, y mucho menos organizar este tipo de movimientos tan intolerante a las ideas ajenas.

Antimateria, es una palabra que la mayoría de nosotros hemos escuchado por lo menos una vez, aunque no siempre estamos muy seguros de lo que este implica, yo recuerdo que la primera vez que me interese realmente por el concepto, fue cuando vi el anime Neon Genesis Evangelion por ejemplo. Sea como fuere, hoy aprovechando los Lunes de Ciencia en Fukiu, le dedicaremos un poco de tiempo a este concepto.

La materia, comúnmente definida en la escuela como todo aquello que ocupa un lugar en el espacio, está compuesta principalmente por átomos, las infinitas combinaciones de estos es lo que dan lugar a todo lo que observamos; los átomos a su vez están compuestos de electrones, protones y neutrones, estos son llamados partículas subátomicas.

Hay una rama de la física llamada la Física de Partículas, que se dedica completamente al estudio de estas, no sólo de los electrones, protones y neutrones; tenemos los fermiones, los quarks, los leptones (categoría en la que entran electrones, protones y neutrones) y los bosones. Aparte existen partículas compuestas como los mesones y los bariones. En fin, todas estás partículas componen nuestro universo, tanto en escala microscópica como macroscópica.

Paul Dirac, predijo en 1928 la existencia de un electrón de carga positiva, llamado comúnmente positron, y a partir de eso, se determino que todas las partículas deben de tener su antipartícula, algunas son idénticas como los fotones, que no tienen carga, y algunas de carga neutra no son iguales a su antipartícula. En fin, son conceptos un poco difíciles si nos sentamos a analizarlos correctamente. Regresando al tema original, así como ya dijimos que la materia se integra de electrones, protones y neutrones (entre otras cosas), la Antimateria se integra por positrones, antiprotones, y antineutrones. De esta forma tenemos al Hidrogeno, y también al Antihidrogeno por ejemplo.

Las antipartículas se generan de forma natural por todo el universo, el simple impacto de rayos cósmicos en la atmósfera terrestre producen antipartículas, aunque estas se eliminan casi instantáneamente. El universo se compone en su mayoría por partículas y no por antipartículas, sin que los científicos estén muy seguros del porque sea eso, aunque se cree que pueden existir partes del universo en que la antimateria sea predominante por sobre la materia, de esta forma tendríamos incluso galaxias de antimateria, pero de existir, tendrían las mismas propiedades químicas y de absorción y emisión de espectros, por lo que distinguirlas sería muy complicado.

La antimateria es muy interesante de analizar para los físicos, porque se cree que durante el Big Bang existían la misma cantidad de partículas y de antipartículas, así que el definir porque predomino sólo un tipo, es importante; aunque es acertado decir que si esa proporción se hubiera mantenido, es posible que el universo hubiera sido un lugar muy distinto a como lo vemos ahora y nosotros no existiríamos en él.

Es muy difícil el estudio de la antimateria debido a que como ya dije, esta desaparece casi instantáneamente, pero ¿a qué se debe eso?

Los positrones son tan estables como los electrones, de hecho son idénticos en todos sus aspectos, excepto en su carga eléctrica; pero cuando un electrón y un positrón se encuentran, ambos quedan asociados, giraran en torno a un centro de fuerza, y terminaran combinándose. Cuando se combinan estas partículas, ambas se neutralizan y desaparecen sin dejar rastro de la materia. Igual desde la primaria nos han enseñado que la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma, así que no desaparecen como tal y como resultado nos brindan energía en forma de radiación gamma.

Al antiprotón le pasa algo parecido, en una minúscula fracción de segundo después de su creación, la partícula desaparece, se aniquilan entre si el antiprotón y un protón de algún núcleo, que se transforman en energía y partículas menores. A veces, el protón y el antiprotón solo se rozan en vez de chocar, cuando eso pasa, ambos neutralizan sus respectivas cargas, el protón se convierte en un neutrón, y el antiprotón se transforma en un antineutrón.

La energía liberada por la aniquilación de materia y antimateria es increíble. Se estima que con tan sólo 10 miligramos de antimateria podríamos llevar una nave espacial a marte, así que sus usos como combustibles serían muy útiles, sin embargo es muy costoso el almacenar antimateria, porque se tiene que evitar que esta entre en contacto con la materia normal, y aún más costoso que almacenarla, es el crearla. Crear un miligramo de antimateria cuesta cerca de 60,000 millones de dolares (la fortuna de Slim más o menos), otros son más optimistas y dicen que 10 miligramos cuestan 250 millones de dolares; de igual forma es muy costosa su producción, y sin aplicaciones reales no se invierte mucho en ella.

Sólo podemos especular lo que un verdadero dominio de la antimateria y las antiparticulas pueda acarrear a nuestra civilización, yo imagino por ejemplo si se llega a descubrir el gavitrón, y de él el antigravitón (los gravitrones son las partículas teóricas responsables de la gravedad), no habría necesidad de “quemar” antimateria, con sólo cargar un cuerpo de antigravitrones bastaría para que este se repeliera hasta llegar al destino deseado. En fin sólo podemos imaginar y soñar lo que esto nos podría deparar, y ya que esta es una versión muy resumida de lo que son las antipartículas y la antimateria, los invito a que si les intereso, investiguen un poco más de ello.

Publicada en el 2002, La Ciudad de las Bestias es la primer parte de la trilogía “Las memorias del Águila y del Jaguar” por la escritora chilena Isabel Allende. Fue escrita en colaboración con Greenpeace, como una forma de crear conciencia en los jóvenes sobre el daño ecologico y lo que se puede hacer para proteger el medio ambiente.

Nos encontramos con Alexander Cold, un joven de 15 años que por circunstancias del destino, se ve obligado a irse a vivir con su abuela, la excéntrica Kate Cold, y acompañarla a un viaje al amazonas en busca de “la Bestia”, un homínido parecido al Yeti y a Pie Grande, pero que a diferencia de estos, es feroz y ha matado a varias personas. En este viaje financiado por “International Geographic” zarpan buscando a la Bestia acompañados de Ludovic Leblanc un antropólogo muy famoso por sus escritos sobre los indios, Omayra Torres una doctora rural que quiere vacunar a los indios para que no mueran a causa de enfermedades que no están acostumbrados, Timothy Bruce un fotógrafo que viene a capturar evidencia de la Bestia y César Santos y su hija Nadia, quien es el guía del grupo.

Este fue otro de esos libros que todo el mundo me recomendaba leer, y que postergue durante un tiempo. Había leído solo un par de libros más de Isabel Allende, La casa de los Espiritus y El Zorro; el primero no me termino de convencer, y el segundo, bueno soy un fanático empedernido del Zorro desde niño, así que no soy muy objetivo cuando se trata de él. Aún así quise darle una oportunidad y ver que nos ofrecía en esta historia.

Y sin adornar mucho las palabras: no me gusto este libro en absoluto.

Me había dicho que sólo iba a recomendar libros que me hubieran gustado en este espacio, pero en verdad no puedo evitar el hablar de uno malo de vez en cuando.

Una narrativa que no me atrapo en un sólo segundo, y una trama tan más predecible, que con solo leer los dos primeros capítulos podemos imaginar el desenlace de la historia. Personajes que no me reflejan nada, que con ninguno te puedes identificar. “Malos” que sabes que son malos en todo momento, incluso antes de que te digan que lo son; y “buenos” que por más que trata de humanizarlos su resultado es irrisorio. Un mensaje ecologista que mete a marchas forzadas en la historia, ocasionando que esta se torne, por lo menos para mi, aburrida después de un tiempo.

Un libro que no aporta nada a la literatura la verdad, y que no disfrute más que cuando lo termine, y eso porque sabía que ya no lo seguiría leyendo. Siempre he estado en contra de darles matices extras a los libros como el punto ecológico en esté, y sobretodo si el autor no puede integrarlo bien a la historia.

En lo personal no recomendaría este libro para que alguien lo lea, el público a quien va dirigido es uno adolescente, pero creo que sólo un niño disfrutaría con una trama tan simple, haré la prueba con mi sobrino de 9 años, y veré que opina él.

A %d blogueros les gusta esto: